Solo uno de los tres acusados de abuso sexual intrafamiliar seguirá preso

Según la línea de tiempo que construyó el fiscal Giaroli, los abusos en la propiedad de Capitán Montoya ocurrieron entre 2009 y 2016, cuando el hombre detenido en Neuquén ya tenía más de 18 años. Falta saber qué ocurrió con el menor de edad que motivó la denuncia de la madre en diciembre de 2018. 

La Justicia sigue investigando una serie de abusos intrafamiliares ocurridos, en la última década, en una propiedad de Capitán Montoya, en Las Paredes, y que salieron a la luz tras una denuncia asentada días atrás en la Comisaría 60ª de Las Paredes.
De acuerdo con los últimos avances de la causa, de los tres sospechosos de abusar de sus hermanas, solo quedará detenido el joven que fue detenido la semana pasada en Villa La Angostura y cuyo arribo a San Rafael se prevé para este jueves, tras demorarse la extradición interprovincial, confiaron ayer fuentes judiciales.
Sucede que mediante declaraciones recabadas por el fiscal Javier Giaroli, a cargo de la causa, se comprobó que los dos primeros detenidos cometieron los vejámenes cuando eran menores de edad, por lo que la competencia en el tema pasa a ser de la Justicia de Menores.
En base a lo que pudo averiguar Diario San Rafael, el primero de los excarcelados de la causa habría perpetrado abusos contra sus hermanas cuando tenía 12 años, mientras que el otro de los vinculados a la causa incurrió en la misma acción entre los 14 y 17 años. Debido a que ambos eran menores de edad al momento de los hechos, Giaroli no tuvo otra alternativa que aceptar la liberación.
No obstante, sobre ambos hermanos rige prohibición de acercamiento a la propiedad de Capitán Montoya donde ocurrieron los abusos y también a las víctimas e integrantes del grupo familiar. De incumplirse esa disposición, se dispondrá nuevamente su detención.
La situación es distinta, y más complicada, para el joven detenido la semana pasada en Villa La Angostura (Neuquén), donde vivía y trabajaba debido a vínculos maternos. “Todos en algún momento vivieron en esa localidad neuquina”, afirmaron desde la Justicia.
Respecto a la línea de tiempo que pudo consolidar Giaroli, los abusos en la propiedad de Capitán Montoya se produjeron entre los años 2009 y 2016. En ese entonces, el tercer detenido ya tenía más de 18 años y atacó sexualmente a dos de sus hermanas.
Además el fiscal quiere determinar qué pasó con un hermano menor de edad del acusado y que fue –ni más ni menos– el disparador de la denuncia que realizó su madre en la dependencia policial. El pasado 31 de diciembre, el menor manifestó dolencias en sus partes íntimas, lo que generó la inmediata sospecha de un ataque sexual que después desenmarañó una seguidilla aberrante de abusos intrafamiliares ocurridos de forma sistemática.
Fuentes ligadas a la investigación aseveraron a este diario que están acreditados tres abusos cometidos por el joven que –desde hace un tiempo– residía en Neuquén y contra el que se libró un pedido de captura a partir de la denuncia. También están probadas las acciones de sus dos hermanos, pero estos, al ser menores, afrontarán un proceso legal diferente.
El tercer detenido en la causa, de quien nos reservaremos la identidad para evitar dañar todavía más la integridad de las víctimas, quedará imputado por abuso sexual agravado con acceso carnal, por el vínculo, por estar encargado de la guarda y por la situación de convivencia preexistente, en tres hechos, pero no se descarta que surjan nuevos hechos.