Sombríos pronósticos para Estados Unidos y el Reino Unido

Londres (ANSA, EFE y AP) – Un informe publicado el lunes por un grupo que estudia modelos de epidemias en el Imperial College de Londres pinta una imagen clara de cómo podría crecer el número de infectados en Estados Unidos y el Reino Unido si no se hacen esfuerzos para frenar la propagación del virus.

Los autores advirtieron que, en ausencia de medidas de control o cambios espontáneos en la poblaicón, el pico de muertes diarias en la Unión podría ocurrir en aproximadamente tres meses, es decir, alrededor del 20 de junio.

En una epidemia no mitigada, los científicos predicen alrededor de 2.2 millones de muertes en los Estados Unidos, cifra que no tiene en cuenta las otras víctimas que podrían perecer debido a la saturación del sistema de salud.

Estados Unidos registró un aumento constante de infecciones desde que comenzó el brote, con al menos 5.894 casos confirmados y 97 muertes, dos tercios de ellos en el estado de Washington, el más afectado.

­

EL CAMBIO­

Ese impactante estudio del Imperial College de Londres sería el motivo que impulsó al primer británico Boris Johnson y a sus consejeros científicos a abandonar el controvertido intento de una respuesta más gradual al coronavirus en favor de iniciar una línea acelerada y mas radical de distanciamiento social.

El estudio calificaba de «impracticable» la estrategia adoptada inicialmente para intentar diluir la infección y suavizar su contagio, mediante el aislamiento de los ancianos más en riesgo pero renunciando a la esperanza de suprimir el virus.

Para Gran Bretaña ello implicaba incurrir en unos 250.000 muertos en un año, teniendo en cuenta no sólo el número de pacientes vulnerables sino sobre todo las víctimas de un sistema sanitario (NHS) que por el momento tiene unas 5.000 camas de terapia intensiva en Inglaterra (83% ocupadas) y no más de 6.000 en todo el reino.

La única alternativa posible sugerida por el Imperial College es, por lo tanto, adecuarse a la reducción drástica del contacto social para intentar mitigar el virus. Medidas destinadas a durar largo tiempo, hasta que haya una vacuna, es decir entre un año y 18 meses, con consecuencias aún desconocidas sobre la economía y la vida de las personas.

Las últimas cifras indican que los casos de covid-19 diagnosticados en el Reino Unido se elevan a 1.960, con 56 muertos, aunque los expertos consideran que los infectados reales podrían ser muchísimos más debido a la rapidez con la que se propaga esta enfermedad.