Sonría

Entran tres borrachos en un bar. Dos llevan a uno, que se cae y queda tirado en el piso. Uno le pide al mozo:

– Servime 2 tragos para mí y 2 para mi amigo de la mesa…

– ¿Y al del suelo?

– ¡No hombre!!!  ¡Ese tiene que conducir!