Sonría

Dios estaba creando el mundo y ponía nombre a los animales: 

– Tu eres gallina, tu eres caballo, tu eres burro, tu eres elefante… y siguió poniéndoles nombre. 

Al poco rato el burro pregunta:

– ¿Yo qué era?

– Burro…   A los dos minutos: 

– ¿Cómo me llamaba yo? 

– ¡Burro!  Y así una docena de veces más… y le vuelve a preguntar: 

– ¿Cómo es que me llamaba yo?

– ¡Burro idiota! 

– Cuando me estaba aprendiendo el nombre me pone apellido!

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorMudanza
Artículo siguienteEn 2013 la provincia coparticipó $1.450 por cada sanrafaelino