Sonría

La esposa llama desesperada y al mismo tiempo molesta a la recepción del hotel: 

– ¡Por favor vengan rápido que estoy teniendo una discusión con mi esposo y él dice que va a saltar por la ventana!

De la recepción le responden:

– Pero señora, una discusión conyugal es un asunto personal.

Y la esposa contesta:

– Sí, señor, pero la ventana no se abre, y eso es un problema de mal mantenimiento de ustedes!