Sonría

Un paciente llama a la oficina de su psiquiatra y le pregunta a la secretaria:

– Señorita, está el p’siquiatra?

– No señor, el doctor no está, y además, señor, le aclaro que no se dice p’siquiatra sino siquiatra, porque la ‘P’ no suena. ¿Quiere dejarle algún mensaje, señor?

– Sí, dígale que lo llamó edro érez, al que no se le ara la ija…