Subastan uno de los autos más famosos del cine: el Aston Martin de James Bond

Es uno de los autos más famosos del cine, construido por una de las marcas más reconocidas del mundo y buscado por coleccionistas. Este Aston Martin DB5 de 1965, que pasó a la posteridad como el auto usado por el célebre personaje de James Bond, será subastado.

Lo mejor: es original y tiene todos los «trucos» que el espía usó en las películas Goldfinger y Thunderball. Se trata de una de las cuatro unidades fabricadas con todos esos equipamiento especiales como ametralladoras, cuchillos en las llantas y patente reversible, entre otros.

La subasta la llevará a cabo la casa RM Sotheby»s. Será a mitad de agosto en Monterrey, California, Estados Unidos. La cifra que esperan que paguen por esta unidad única no trascendió. Pero sin duda será elevada.

Este ejemplar es uno de los encargados a Aston Martin por la productora Eon Productions para el estreno de Thunderball. Ese es en parte su gran valor, ya que la marca anunció que en la actualidad fabricará 25 unidades tal cual las del famoso espía. ¡Pero esta es original!

Todos los accesorios especiales los instaló la automotriz británica y, aseguran, funcionan a la perfección (se entiende que no hablan de las armas…). Entre otros se destaca la placa plegable para evitar que las balas ingresen por la luneta, la posibilidad de tirar aceite para hacer despistar a quien lo persigue y humo para confundirlo.

Después de Thunderball el agente 007 empezó a utilizar otros autos, por lo que este DB5 fue vendido al coleccionista británico Anthony Bamford. Más tarde terminó en el Museo de Automóviles Smokey Mountain, en Estados Unidos, donde estuvo expuesto durante 35 años. Ahora busca un nuevo dueño.