Superdomingo: otras cuatro provincias definirán a sus candidatos en elecciones PASO

A la espera de los resultados de otro superdomingo que ratifiquen o rectifiquen los triunfos oficialistas u opositores, ya hubo definiciones en San Juan, donde resultó reelecto el gobernador Sergio Uñac, y Misiones, que consagró a Oscar Ahuad para que la gobierne por los próximos cuatro años. El domingo 9, le tocó el turno a Tucumán, Chubut, Entre Ríos y Jujuy, donde sus respectivos gobernadores consiguieron revalidar sus títulos: Juan Manzur; Mariano Arcioni; Gustavo Bordet y Gerardo Morales, quien consiguió la única victoria hasta ahora para Cambiemos.

El domingo lo harán cuatro provincias más, que representan alrededor del 11% del padrón electoral: Santa Fe, San Luis, Tierra del Fuego y Formosa. En esta oportunidad, Gildo Insfrán, gobernador de Formosa, buscará su séptimo mandato consecutivo; la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, su segundo período y su par de San Luis, Alberto Rodríguez Saa, aspira a su cuarta gobernación. En tanto que en Santa Fe, el elegido por el gobernador Miguel Lifschitz, el exgobernador Antonio Bonfatti, deberá sortear el desafío enorme de retener para el socialismo la gobernación de la provincia.

Los vecinos Puntanos

La provincia de San Luis vivirá el próximo domingo una elección histórica, en la que los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, que detentan el poder local desde 1983, se disputarán el sillón de gobernador mientras el ex mandatario Claudio Poggi busca romper con el papel de tercero en discordia.

Los tres candidatos principales cierran sus respectivas campañas este jueves de cara a los comicios en los que alrededor de 380 mil votantes definirán el destino de la provincia que actualmente gobierna Alberto Rodríguez Saá, quien esta vez se negó a seguir la tradición familiar de la alternancia en el cargo.

El gobernador va por su reelección acompañado por el actual ministro de Gobierno y Culto, Eduardo Mones Ruiz, y con el sello Unidad Justicialista, un frente electoral que tiene como columna vertebral al PJ de San Luis, donde el mandatario logró marginar al sector de su hermano.

Sobre el cierre de la campaña, Adolfo hizo una alusión al resultado de todas las elecciones provinciales que se celebraron hasta ahora en el resto del país y sostuvo que el oficialismo de San Luis, será «el primero en perder».

Además, advirtió que el albertismo pidió a sus fiscales que «se recurran los votos» destinado a él y aseguró que, frente a ello, los fiscales de Juntos por la Gente «están preparados», aunque también hizo un llamado al sector de Poggi para que «ayude» a controlar el escrutinio.

Interrogantes

¿Logrará el socialismo en Santa Fe retener la gobernación o la perderá ante la unidad del peronismo? ¿Mejorarán las chances de los candidatos de la Casa Rosada como para dar vuelta las elecciones en Formosa y en San Luis? ¿Influirá de alguna manera en los resultados este giro hacia el pragmatismo, la moderación y el consenso con la incorporación de Miguel Ángel Pichetto a la fórmula presidencial de Cambiemos? ¿O las elecciones provinciales seguirán desconectadas de la competencia nacional?

Por lo pronto, habrá que esperar a los resultados del domingo para ver si se ratifica la tendencia que se viene observando a lo largo de todas las elecciones de este calendario: si seguirá prevaleciendo la lógica de los incumbentes, donde los partidos que están en el gobierno encabezan las preferencias de los votantes y revalidan sus títulos. Más si son líderes moderados que escapan a la trampa de la polarización macrismo-kirchnerismo que se plantea a nivel nacional.

Fuente: por los medios