Suspenden los carnavales de Río de Janeiro por primera vez en cien años

Por primera vez en cien años, suspenden los desfiles de los carnavales de Río de Janeiro en 2021. El nuevo coronavirus torna imposible esta gran fiesta en Brasil, uno de los países del mundo más afectados por la pandemia, cuyos rebrotes sitúan a varios países de Europa al borde de un nuevo confinamiento.

Las escuelas de samba decidieron por unanimidad suspender los famosos desfiles en el Carnaval de Río de Janeiro de febrero de 2021. Evalúan realizarlos en otras fechas debido a la pandemia de coronavirus que afecta severamente a Brasil.

«Llegamos a la conclusión de que el evento debe ser aplazado. No podemos hacerlo en febrero (…) Las escuelas de samba no tienen tiempo ni recursos financieros y organizativos para estar listas en febrero», anunció Jorge Castanheiras, presidente de la Liga Independiente de Escuelas de Samba (LIESA) que organiza los desfiles, famosos en el mundo entero.

La noticia habla por sí sola de la situación de un país de 210 millones de habitantes que ha registrado 4,7 millones de infecciones y casi 140.000 muertes por covid-19, una cifra de decesos solo superada por Estados Unidos.

Según los datos del ministerio de Salud, en las últimas dos semanas sigue habiendo en el país una media de 735 muertes y cerca de 30.000 nuevos contagios cada día.

Suspenden los carnavales de Río de Janeiro por primera vez en cien años

Suspenden los carnavales de Río de Janeiro por primera vez en cien años

«NO ES UNA CANCELACIÓN DE LOS CARNAVALES DE RÍO DE JANEIRO, ES UN APLAZAMIENTO»

Los tradicionales y mundialmente famosos desfiles del Carnaval de Río se realizan en el icónico Sambódromo, donde las escuelas de samba integradas por cientos de personas caminan y bailan siguiendo un cuidadoso guión, que preparan a lo largo de todo el año, con ropas vistosas, al ritmo que marcan los percusionistas. El evento atrae a millones de turistas de todo Brasil y el mundo a la “ciudad maravillosa” cada año.

Sin embargo, las escuelas de samba ya habían anticipado en julio que sería difícil organizar el evento para febrero de 2021 si aún no había certeza sobre una vacuna para el nuevo coronavirus a fines de septiembre.

“No es una cancelación, es un aplazamiento. Estamos buscando una solución alternativa, algo que podamos hacer cuando sea seguro contribuir a la ciudad, pero no estamos lo suficientemente seguros como para fijar una fecha”, concluyó Castanheiras.

El Carnaval de Río se completa con los desfiles callejeros, denominados “blocos”, en muchos barrios de la ciudad y fiestas en lugares cerrados que se extienden durante toda la noche por varias jornadas, un coctel peligroso en tiempos de Covid-19. No obstante, las autoridades de la ciudad todavía no anunciaron si permitirán estos desfiles callejeros multitudinarios.

Suspenden los carnavales de Río de Janeiro por primera vez en cien años

 

LA REALIDAD EN RÍO

El estado de Río de Janeiro es una de las zonas más enlutadas por la enfermedad. Con 18.000 fallecidos por covid-19, si el estado fuera un país, tendría la segunda tasa de mortalidad más alta del mundo, con 104 decesos por cada 100.000 habitantes.

En este contexto, los desfiles de carnaval, donde miles de personas disfrazadas bailan sudorosas en un espacio reducido, aclamadas por una multitud agolpada en las gradas del emblemático Sambódromo, son una pesadilla para cualquier epidemiólogo.

No está claro por ahora si todos los eventos del carnaval de Río serán suspendidos o únicamente los desfiles.

La pandemia ha puesto de manifiesto en Brasil las diferencias entre su presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y las autoridades estatales y municipales, que impusieron medidas de confinamiento, que el mandatario criticó por su funesto impacto económico.

«Nuestra prioridad es respetar la cuestión de la seguridad», enfatizó el presidente de la organización, Jorge Castanheira, en sus declaraciones ante los medios.

La edición de 2020, generó una cifra de ingresos aproximada de 900 millones de dólares, según las autoridades locales, que cifraron en 2,1 millones la cantidad de visitante que acudieron a la ciudad brasileña atraídos por su fiesta más internacional.

El Ayuntamiento de Río aún no ha anunciado una decisión sobre las fiestas callejeras de Carnaval que también se llevan a cabo en toda la ciudad. Pero su agencia de promoción turística dijo en un comunicado la semana pasada que sin una vacuna contra el coronavirus, no está claro cuándo se pueden reanudar los grandes eventos públicos.

El primer caso confirmado de coronavirus en Brasil fue el 26 de febrero, un día después de que terminara el Carnaval de este año. A medida que aumentaba el número de infecciones, las escuelas de samba que participan en el deslumbrante desfile anual detuvieron los preparativos para el evento de 2021.

 

 

Fuente: Clarín