SECCIONES
  • La tierra es suficiente para todos pero no para la voracidad de los consumidores.| Gandhi

jueves 21, de octubre , 2021

Tensa situación en el pueblo de El Nihuil entre vecinos y familiares de Sebastián Bordón por la instalación de un cartel recordatorio

Ayer se cumplieron 24 años del asesinato del joven Sebastián Bordón, quien participaba en El Nihuil de un viaje de egresados. Por ello, todos los años, familiares y amigos lo recuerdan y en este 2021, la propuesta fue colocar un cartel de grandes dimensiones frente al destacamento policial, aunque dicha iniciativa generó polémica y malestar entre los vecinos.
Al respecto, el Comisario General Miguel Sánchez, dijo a FM Vos (94.59 y Diario San Rafael que “como todos los años, excepto el año pasado que por una cuestión de pandemia y se hizo virtual, se apersonaron en el distrito de El Nihuil, la mamá de este chico Sebastián Bordón junto a otras personas, familiares e integrantes de los Derechos Humanos. Esta vez fue con la intención de colocar un cartel, que dicho sea lo colocaron, frente al destacamento policial en la entrada de El Nihuil”.
Agregó que “los habitantes de este distrito vieron esta situación y sacaron el cartel, por lo que se produjo una serie de inconvenientes, insultos y malos tratos que no llegaron a mayores. Luego de dos horas de estar ahí en negociaciones, se llegó a un acuerdo entre los vecinos y estas personas y finalmente colocaron el cartel en el risco donde se dio esta situación de Bordón en el distrito”.
Ante este altercado, indicó que “tuvimos que desplazar a personal policial desde el centro, porque había un malestar general por parte de los vecinos y se lo hicieron saber a estas personas, pero afortunadamente llegaron a un acuerdo por supuesto y el cartel ya quedó colocado”, reiteró.

El caso
El 27 de septiembre de 1997, Sebastián Bordón, de 18 años, llegó a El Nihuil desde Moreno, Buenos Aires, con la delegación de las escuelas 4 y 13. Se proponían disfrutar de su viaje de egresados, como cientos de jóvenes lo hacían en aquella época.
Al pasar los días, Sebastián experimenta algunos brotes de desequilibrio mental siendo atendido por médicos de la delegación y controlado con calmantes. En su paso por Las Leñas y El Sosneado, el joven reclamaba ayuda a cuanta persona veía y acusó a sus compañeros y docentes de «querer drogarlo». En el lugar entra en escena el comisario Carlos Plácido Escobar, quien accede a prestar ayuda. El joven le pide que lo lleven en un patrullero y Escobar cumple llevándolo al destacamento de El Nihuil.
Como informó en una crónica el diario Los Andes, al día siguiente, la Unidad Regional II de San Rafael envió un informe diciendo que un joven con «problemas mentales» había desaparecido de la comisaría luego de golpear al cabo que lo vigilaba, Esteban Merelo.
Rápidamente se montó un operativo de búsqueda en el que colaboraron baqueanos, policías, Defensa Civil, entre otros, que rastrillaron toda la zona de El Nihuil y Valle Grande, lamentablemente sin resultados. La familia de Sebastián, junto con amigos y colaboradores, viajó para nuestra provincia a instalarse mientras durara la búsqueda.
Diez días después, precisamente el 12 de octubre, dos vecinos de la familia Bordón que se habían sumado a la búsqueda dieron con el cuerpo del joven en un barranco del Cañón del Atuel, lugar que curiosamente ya se había rastrillado y que estaba a más de 10 kilómetros de donde había desaparecido el chico.
El Juicio por el homicidio de Sebastián comenzó en agosto de 2000 y finalizó en diciembre de ese mismo año. Finalmente, la Cámara del Crimen de San Rafael (compuesta en aquel entonces por Domingo Mauricio, Mario Giambastiani y Jorge Germanó) determinó que el caso de Sebastián Bordón no fue un accidente, ni tampoco algo que tuviera que ver con el narcotráfico.
Para los jueces, el veredicto fue que a Sebastián lo interceptó el móvil 739 en la siesta del 2 de octubre de 1997, luego de que se escapara de la comisaría 38 ubicada en El Nihuil, y una vez que lo encontraron fue golpeado por los policías Daniel Gómez, Abelardo Cubillos y Roberto Gualpa quienes además lo escondieron con el permiso de su jefe, el comisario Hugo Trentini.
A Roberto Gualpa y Abelardo Cubillos los acusaron de lesiones graves y abandono de persona, por lo que les dieron 10 años de cárcel. En cuanto a Daniel Gómez, por tener un rango más alto, le dieron 12 años y al comisario Trentini le dieron 15 años culpándolo por homicidio. Al cabo Esteban Merello y a la parapsicóloga Amanda Ledesma, nada más les dieron 2 años y 6 meses de cárcel, debido a que sólo los acusaron de encubrimiento.

La información justa siempre con vos!

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción