Tensión mundial: Armenia y Azerbaiyán están al borde de la guerra

Las autoridades de los dos países declararon la ley marcial y movilizaron sus tropas luego de combates en Nagorno-Karabaj. Hay al menos 16 muertos.
Armenia y Azerbaiyán se hallaban este domingo al borde de la guerra, tras estallar violentos combates entre fuerzas azeríes y separatistas de la región de Nagorno-Karabaj, apoyados por el gobierno armenio, que declaró la movilización de sus tropas y la ley marcial. Poco después, las autoridades azeríes hicieron lo propio.

En un clima muy tenso, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, dijo que su ejército asesta «golpes devastadores» al enemigo y prometió «vencer» en estos combates. A su vez, Armenia declaró la movilización general y la ley marcial, y su primer ministro, Nikol Pashinian, llamó a «estar preparados para defender la patria».

Nagorno-Karabaj es una región secesionista de Azerbaiyán, de mayoría armenia y que cuenta con el apoyo de Ereván. A principios de los años 1990, fue escenario de un conflicto que dejó 30.000 muertos.

Desde entonces, las autoridades azeríes quieren retomar su control, aunque sea a la fuerza. Las negociaciones de paz están en punto muerto desde hace años.
Un vocero del Ministerio de Defensa azerí anunció que el ejército de su país había conquistado este domingo seis pueblos bajo control armenio en los combates en Nagorno-Karabaj.

Rusia pidió este domingo el cese de los combates, instando a las partes «a un inmediato alto el fuego y a entablar negociaciones para estabilizar la situación». Ambos bandos se acusan mutuamente de haber iniciado las hostilidades.

La Unión Europea (UE) y Francia también exhortaron a un alto el fuego. Mientras que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aliado tradicional de Azerbaiyán, renovó su apoyo a este país en conversación telefónica con su homólogo azerí.

«La OTAN está profundamente preocupada por las informaciones sobre hostilidades militares a gran escala a lo largo de la Línea de Contacto de la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj», indicó la Alianza en una declaración del representante especial para el Cáucaso y Asia Central, James Appathurai.

«Según datos preliminares, 16 militares murieron y más de cien resultaron heridos» desde que estallaron los combates, dijo el Ministerio de Defensa de Nagorno-Karabaj, que tiene el apoyo de Armenia.

A su vez las autoridades de región separatista de Nagorno-Karabaj decretaron la «movilización general». Su ministerio de Defensa indicó haber destruido 4 helicópteros, 15 drones y diez tanques azeríes.

Las dos antiguas repúblicas soviéticas están en conflicto desde hace décadas por la región secesionista de Nagorno-Karabaj. Separatistas y azerbaiyanos se enfrentan de forma recurrente, pero también lo hacen directamente Armenia y Azerbaiyán.

Estos dos países ya se enfrentaron en su frontera norte el pasado mes de julio en los combates más graves desde 2016 y que hicieron temer la desestabilización de la región. Entonces Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea, pidieron a ambos que pusieran fin al conflicto mientras que Turquía brindó su pleno apoyo a Bakú.
Azerbaiyán cuenta con inmensas reservas de petróleo, lo que le permite cuantiosos gastos militares. Armenia, mucho más pobre, es un país más cercano a Rusia, que tiene ahí una base militar.

Moscú vende armas a ambos países, pero se ha erigido en árbitro en la región, evitando de momento una guerra abierta.

La OTAN ha instado a las partes en conflicto en Nagorno-Karabaj a cesar “de inmediato” las hostilidades que han estallado este domingo y que habrían causado bajas en los ejércitos azerí y armenio. “La OTAN está profundamente preocupada por las informaciones sobre hostilidades militares a gran escala a lo largo de la Línea de Contacto de la zona de conflicto de Nagorno Karabaj”, ha indicado la OTAN en una declaración oficial atribuida al representante especial de la alianza para el Cáucaso y Asia Central, James Appathurai.

“Las partes deben cesar de inmediato las hostilidades que han causado ya víctimas civiles. No hay solución militar a este conflicto. Las partes deben reanudar las negociaciones para lograr una resolución pacífica. La OTAN apoya los esfuerzos del Grupo de Minsk de la OSCE”, ha explicado.

 

 

Fuente: Ámbito