Thomas pidió una suba del 60% para mejorar la conectividad

El director General de Escuelas, José Thomas, presentó ante las comisiones de Hacienda de ambas Cámaras de la Legislatura la pauta presupuestaria para el ejercicio fiscal 2021 y pidió un incremento del 60% para mejorar la conectividad de las escuelas, que equivale a $300.000.000 del monto total de la partida.

“En marzo de este año nos encontramos con una pandemia. Provocando la desconexión más grande de la historia de la educación moderna de alumnos en el mundo y Mendoza no ha sido ajena a esto. Esta realidad nos mostró que tenemos un sistema educativo con grandes problemas en la Argentina. Vimos la profunda crisis socioeducativa que tenemos, la profunda brecha digital y de conectividad que hay en el país”, dijo el funcionario provincial al inicio de su exposición.

El encuentro, del que participaron también integrantes de las comisiones de Educación, fue presidido por el diputado Jorge López, titular de la comisión de Hacienda en la Cámara Baja.

El total presupuestado para el próximo año, asciende a $48.296.395.822, de los cuales más del 93% se destina a personal y transferencias para el sector privado de la educación, mientras que el resto al funcionamiento de la Dirección General de Escuelas. De ese totan, la inversión de la DGE es del 99,21%, mientras que la nacional, alcanza el 0,79%

Thomas señaló que “en poco tiempo, los docentes se pusieron la educación al hombro, como lo hicieron siempre, la sociedad lo vio, hoy los chicos están escolarizados gracias al gran esfuerzo de los docentes, directivos, supervisores”, pero que no obstante, “se pudo apreciar que el espacio escuela, el lugar escuela es distinto a la casa, que la casa no iguala condiciones y que el Estado debe suplir en las casas otros componentes, como la conectividad, acompañamiento pedagógico, infraestructura. La brecha se aumenta ya que no todos los alumnos cuentan con los mismos recursos es sus hogares”.

“Este es uno de los puntos trascendentales en los que hemos trabajado ese año y debemos seguir trabajando fuertemente el año que viene”, sostuvo. Además, dijo que la tecnología fue otro de los componentes importantes que marcó este año, “es algo positivo, en este año complejo, la inversión en tecnología y es un capital ganado para los años que vienen”.

El presupuesto está basado en lo que ocurrió en 2019, y “agregamos la necesidad de tecnología, de conectividad, la necesidad de acompañar las trayectorias individuales”, subrayó.

Por otra parte, indicó que “se repartieron bolsones de comida desde la escuela, estamos entregando 110 mil bolsones por mes, arrancamos con 70.000. Hicimos una fuerte compra de leche, porque quisimos agregar leche a los bolsones de mercadería”. También se trabajó con la tecnología de “una manera impensada. Hace 12 meses era impensable que los docentes hayan trabajado un 100% con internet. Esto era necesario y los docentes tuvieron que aprender a trabajar así, algo positivo en este año es la gran inversión del sistema educativo en conectividad”.

Thomas, aseguró que este año “nos basamos en 6 ejes de gestión: quitar la brecha; lograr la comprensión lectora, repartir el libro era algo que se quería lograr y esto facilitó la tarea del trabajo este año; la innovación pedagógica, algo que  llegó abruptamente de la mano de la pandemia; la jerarquización del docente, ponerlo en el centro del sistema, y la pandemia lo dejo en ese lugar, y la sociedad lo pudo ver; y el uso eficiente del recurso. Hoy todo es escaso, por eso  apuntamos  a disminuir las brechas, con foco en los que menos tienen”.

Otro punto abordado por el titular de la DGE, fue el de la evaluación. “Tenemos un recorrido nominal de los alumnos, para poder ayudarlos de acuerdo a las necesidades de cada uno”. Se trabajó con otro sistema de evaluación, donde el docente le va mostrando al alumno cuáles fueron sus errores, para que el alumno vaya construyendo desde ese error para mejorarlo. El resultado fue positivo, “tenemos el doble de aprobados que en el 2019, lo que es un dato muy fuerte desde lo pedagógico”.

En otro orden, explicó que “a principio de año teníamos 17.000 niños desconectados, hoy nos queda un 3.5% de los alumnos desconectados tecnológicamente, que no están desconectados necesariamente de manera pedagógica, ya que se llega a ellos con cuadernillos y fotocopias, que se reparten en conjunto con los bolsones de comida”.

“El año que viene, la red de apoyo a las trayectorias educativas va a ser uno de los pilares de la gestión”, sostuvo, y reiteró que “sólo el 7.5% de los desconectados es por problema de conectividad, el problema de la desconexión no es netamente tecnológico”, remarcando en ese sentido que “se han logrado 109 puntos de conectividad, de WiFi  en la provincia, con un gran esfuerzo de los municipios”.

“Estamos articulando con universidades no sólo para este año sino también para el próximo, sobre todo con el último año de secundaria”, acotó.

En cuanto a la recuperación de materias, dijo que en 2020 hubo un 55% de aprobados; en 2019, 34%; en 2018, 33%, y en 2017, 28%. Con un ausentismo del 26%  y desaprobados del 18%, contra niveles del 30% de ausentismo y 34% de desaprobados. “Esto marca que esta forma pedagógica ha sido mucho mejor para los estudiantes, por lo que hay que profundizar este trabajo”.

En lo concerniente a la Escuela Digital Mendoza, también dijo que “con los recursos que tenía la DGE, en un año en que los recursos cayeron al piso por la pandemia, logramos armar una escuela digital con más de 340 mil chicos, con 22 mil docentes, con 50 mil aulas, que no funciona al 100% pero ya la tenemos armada y cargada. Se quiere trabajar en la importancia de cambar los formatos pedagógicos, centrándose en el alumno, en las capacidades”.

Asimismo, destacó tres puntos fundamentales para este Presupuesto. “Primero mantener lo que teníamos en cuanto a cantidad de docentes, horas, y cargos, que ha sido valioso para continuar en la pandemia. Segundo la Infraestructura edilicia, este año ha sido muy complejo mantenerlo, entendemos fundamental para el regreso a las aulas, por ello solicitamos el 76% más para el próximo año” y “otro punto importante es la conectividad. Pedimos un incremento del 60%, vamos a intentar conectar a las casas de los chicos, en los puestos sobre todo”.

Respecto a la vuelta a la presencialidad, dijo que en caso de que se produzca, de acuerdo a la situación epidemiológica, “tendrá que ver con las trayectorias más débiles y con los últimos años de primaria y secundaria”.

El presupuesto

En cuanto a cómo se distribuye la pauta presupuestaria en las distintas áreas, la Dirección de Educación Inicial y Básica (1° y 2° ciclo), ocupa el 41,70% del presupuesto; Educación Secundaria el  el 16,92%; Educación Privada 10,94%; Jóvenes y Adultos, 6,99%; Educación Especial, el 3,59%; Educación Superior el 5,57% y Técnica y Trabajo, el 11,59%. En tanto, para la Unidad Coordinadora de Programas y Proyectos, prevé el 0,79% del total de recursos.

Por otra parte, en lo concerniente a inversión educativa por fuera del Presupuesto de la DGE, está prevista una inversión del orden de los $1.864.955.139, lo que representa un 68% más respecto al año en curso. De ese total, para Infraestructura Social y Básica se prevén $1.349.953.118 (76% más que en 2020); en materia de subsidio al transporte público, $215.000.000 (40% más que en 2020), y para conectividad de escuelas por Red ONE, $300.000.000, un 59% más que para este año.

Según indicó Thomas, en 2021 se continuará con los servicios de merienda, transporte escolar, recargas de Zeppelin (gas), Red Wan, y fondos para abonos, comedor, etc. Adicionalmente, se invertirán 65 millones de pesos en Mendoza Educa, 50 millones de pesos en soluciones de conectividad, y en un fondo extraordinario de limpieza post pandemia.

 

Fuente: El Sol