Tradición y seguridad alimentaria en época de carneos

Con el inicio del frío se avecinan los carneos, ya sea para venta o para consumo familiar. Por esta razón, Natalia Magdalena, tesorera de la Asociación de Profesionales de la Bromatología de Cuyo, brindó a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael algunos consejos para prevenir enfermedades típicas de estas prácticas.
Es muy común que se realicen carneos durante las épocas de otoño-inverno, especialmente en zonas rurales. No obstante, las principales enfermedades de transmisión alimentaria se dan en el hogar, en el marco de procesos caseros, por lo que se son fundamentales las prácticas de higiene: hacerlas en un lugar acorde, en una superficie fácil de higienizar; manipular la materia prima con utensilios limpios; lavarse correctamente las manos y, en lo posible, utilizar barbijo.
Si bien el animal puede haber parecido sano, hay enfermedades que no se manifiestan en ellos pero sí en los humanos. La triquinosis, por ejemplo, se desarrolla en el cerdo –y en otros animales– y es provocada por un parásito que llega a ellos a través de roedores, o por alimentarse con desperdicios. La mejor forma de evitar la triquinosis es eliminar la presencia de roedores, no alimentar a los animales con desperdicios y, ante cualquier duda, consultar con la autoridad sanitaria correspondiente para descartar la presencia del parásito.
Por otra parte, hay métodos de preparación más riesgosos que otros. En el caso de los productos cárnicos, deben ser cocinados, pues de esa manera se eliminan parásitos. Sin embargo, hay metodologías como la salazón –por ejemplo, en el caso del jamón crudo–, para las cuales es necesario asegurarse de que el animal no está infectado.
Quienes compran a productores que fabrican de manera casera, deben estar seguros de que estos toman las precauciones adecuadas.

Compartir

¿Cree que sería conveniente habilitar el ingreso de turistas de otros lugares de Mendoza a San Rafael?

Artículo anteriorDe hasta 10 personas, sábados, domingos y feriados: así serán los encuentros familiares
Artículo siguienteFlexibilizar la cuarentena o no: mucho más que una polémica