Tragedia de Once: “De Vido no es un preso político, es un delincuente y por eso ha sido condenado”

El ex ministro de Planificación de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, Julio De Vido, fue condenado ayer por el Tribunal Oral Federal Nº 4 a 5 años y 8 meses de prisión por ser considerado “partícipe necesario de administración fraudulenta”, en el marco del juicio que se ventiló en su contra por la denominada “Tragedia de Once”, accidente ferroviario ocurrido el 22 de febrero de 2012 y en el que murieron 51 personas.
Además De Vido fue inhabilitado de forma perpetua para ejercer cargos públicos y a su vez absuelto del delito “estrago culposo”, es decir, que no fue hallado culpable –o por lo menos no hubo pruebas suficientes para responsabilizarlo– por el más de medio centenar de fallecidos.
El ex funcionario, mano derecha del matrimonio Kirchner, escuchó la lectura del veredicto desde el penal de Marcos Paz, donde se encuentra detenido –entre otras causas- por su presunta vinculación a la “Ruta del Dinero K” y los “Cuadernos K”, por las que se investiga lavado de dinero proveniente de la obra pública y coimas que empresarios debían abonar a funcionarios para que se les adjudiquen multimillonarias licitaciones. Por la primera causa De Vido será juzgado a partir del 22 de febrero de 2019, casualmente a siete años de la tragedia de Once por la que ayer fue condenado.

“Estamos satisfechos”
El abogado de los familiares de las víctimas de la tragedia de Once, Leonardo Menghini, habló en la tarde de ayer con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael y aseguró “estar satisfecho con lo que ha dictado el tribunal”. “De Vido ha sido juzgado por dos delitos, condenado por uno y a la máxima pena. Nos han hecho lugar al pedido de inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y ha sido absuelto del estrago con beneficio de la duda”.
Menghini anticipó que presentarán un recurso de casación para que un tribunal superior revise la absolución a De Vido por el delito “estrago culposo”, tal como sucedió con el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, quien en segunda instancia fue condenado bajo esa segunda figura, además de la administración fraudulenta.
“Es un camino que estábamos dispuestos a recorrer. No podemos dejar de estar conformes porque hoy De Vido es un condenado más, no es un preso político ni un perseguido, es un delincuente que está pagando condena”, expresó Menghini.
“La tragedia no se hubiera concretado de no ser porque el Estado desatendió el servicio y una de las razones de esa desatención fue la asociación fraudulenta que compusieron los funcionarios”, consideró.
Insistió Menghini en que “consideramos que la sentencia fue justa y aunque iremos por más, nos podemos dar por satisfechos”.
Además de Julio De Vido, por el mismo hecho fueron condenados los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime (8 años) y Juan Pablo Schiavi (5 años y 3 meses), y el empresario y ex concesionario de TBA que operaba la Línea Sarmiento, Claudio Cirigliano (7 años), entre las 22 personas que recibieron condena por la tragedia.