Transporte público, lobbies empresarios y responsabilidad estatal

El 24 de junio de 2017, San Rafael vivía su peor tragedia vial cuando un colectivo con más de 60 personas –la mayoría adolescentes integrantes de una academia de baile de Grand Bourg, Buenos Aires– volcó en la Cuesta de los Terneros, dejando el pavoroso saldo de 15 muertos y más de 40 heridos.
El antecedente, por cercano, es una referencia indeleble para los sanrafaelinos respecto a la siniestralidad vial y a un aspecto que por estos días vuelve a discutirse: los colectivos de doble piso. Los especialistas en transporte de pasajeros coinciden en que estos vehículos tienen, entre otras falencias, una estabilidad bastante menor que los tradicionales y es por ello que en muchos países (fundamentalmente Estados Unidos y varios de Europa) están prohibidos.
Esta semana, un ómnibus que iba de Mar del Plata a Buenos Aires volcó en el kilómetro 93 de la Ruta 2, dejando dos muertos y más de 30 heridos. Ese siniestro se sumó al sucedido el 28 de noviembre pasado, cuando otro micro volcó a la altura de Lezama, dejando dos nenas muertas y varios heridos.
En este contexto, el Gobierno nacional decidió tomar cartas en el asunto y, a partir de ahora, evaluará cuán seguros son esos micros. De hecho, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Transporte, Mario Meoni, aseguraron que en caso de probarse la peligrosidad de dichos coches, se prohibirá su circulación. Además, se supo que se pondrá en marcha un nuevo sistema de control de los descansos y las jornadas laborales de los choferes.
Una gran parte de las voces relacionadas con la temática asegura que el lobby de los empresarios del transporte ha sido fundamental para llegar a este estado de situación, puesto que varios de ellos anteponen sus beneficios económicos (más personas en menos vehículos, menos choferes para más viajes) a la seguridad pública. Ante ello, este parece ser el tiempo en que el Estado rediscuta y, eventualmente, modifique de ser necesario esa injusta y casi siempre lesiva situación.