Tras el acuerdo con Turquía, las fuerzas rusas patrullan la frontera norte de Siria

Las fuerzas de Rusia empezaron a patrullar la frontera de Siria con Turquía para garantizar una retirada de combatientes kurdosirios, tras el acuerdo con el que Moscú y Ankara se reparten el control del noreste sirio. Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que levantará las sanciones que impuso al Gobierno turco luego del cese al fuego.

El mandatario defendió otra vez su decisión de retirar a las tropas norteamericanas que peleaban junto a los kurdosirios contra el Estado Islámico en ese conflictivo territorio. “Vamos a salir de Siria. Nuestro Gobierno salvó las vidas de muchos, muchos kurdos con una mediación que realizó ante Turquía para que frenara su operación en Siria”, resaltó en la Casa Blanca.

Los combatientes kurdosirios cuentan hasta el martes para salir de una franja de 32 kilómetros desde la frontera nororiental siria. Pese a apoyar la supervivencia de los kurdos, que controlaban casi la tercera parte de Siria, el pacto los obliga a dejarle a Turquía localidades clave emplazadas en la región. Esta zona fue conquistada por fuerzas turcas en su ofensiva y hace pedazos su anhelo de autonomía.

En cumplimiento del arreglo dirigido por Washington, los militares kurdos de Siria concretaron este martes su marcha de una extensa región de la frontera con Turquía. “Este repliegue sucedió poco antes de vencerse una tregua para una ofensiva militar turca que formaba parte del acuerdo”, precisaron los combatientes kurdos y dirigentes estadounidenses.

El Ejecutivo de Ankara había amenazado con recrudecer la ofensiva si los kurdos no llevaban a cabo su repliegue en la frontera sirio-turca. “Incluso después de que nuestras fuerzas completaran la retirada, fuerzas turcas y combatientes sirios aliados continuaban sus operaciones militares en el noreste de Siria fuera de la zona designada”, sostuvo a la prensa el comandante kurdo-sirio, Redur Khalil.