Tres años de prisión en suspenso para quienes intentaron robar súper

El juez Claudio Gil refrendó ayer el acuerdo entre el fiscal Javier Giaroli y los abogados defensores de las personas imputadas por el intento de robo al supermercado Átomo de la avenida Balloffet al 2700. De esa forma, tal como anticipó Diario San Rafael el lunes, se confirmó la condena a tres años de prisión en suspenso, las horas de trabajo comunitario en un organismo estatal y la prohibición de acercamiento de los penados al local comercial por un término de dos años.
La sanción penal que tendrán que purgar Emilio Nievas, Eliana Contreras, Jésica Sánchez, Gladys Venegas, Brisa Venegas y Laura Cussi es en el marco de los delitos probados “robo agravado por cometerse en poblado y en banda y participación de menores en concurso real con hurto simple y daño agravado”. La pena fue acordada entre los abogados Darío Torricela, Ariel Lizardez y Diego Sierra, y el fiscal Javier Giaroli.
En la audiencia previa a la lectura del veredicto, con el fiscal Iván Ábalos presente en reemplazo de Giaroli, algunas de las mujeres acusadas ofrecieron disculpas por lo sucedido y manifestaron su arrepentimiento, aunque admitieron que no les alcanzan los ingresos que perciben para cubrir la totalidad del mes respecto a la compra de alimentos y otros productos de primera necesidad, lo que –coincidieron el fiscal y el magistrado- no avala bajo ningún punto de vista su accionar.
Al quedar en suspenso la condena recibida, las seis personas sentenciadas recuperaron ayer su libertad, la que mantendrán en forma condicional mientras dure su buena conducta y cumplan con lo establecido por el tribunal en el veredicto.
La sanción penal para Nievas, Contreras, Sánchez, Venegas (madre e hija) y Cussi repercutió en toda la provincia, ya que fueron el Gobierno y el Ministerio Público –a través de sus áreas de Prensa– los que se encargaron de difundir la información, en una clara maniobra de alertar las consecuencias que puede generar una acción semejante.

Una noche de tensión
Cuando todavía estaba fresca la preocupación por los saqueos en supermercados del Gran Mendoza y Valle de Uco, el 911 local recibió un llamado proveniente de la sucursal que “Átomo supermercados” tiene en Balloffet al 2700 de San Rafael, en el que reportaron la presencia de un grupo de personas que estaban llenando carros de mercadería y pretendían irse sin pagar.
De acuerdo a la acusación del Ministerio Público que ayer se leyó en la audiencia de tribunales, una de las mujeres imputadas –la mayor de las Venegas– ordenó “echen todo lo que puedan a los carros” y así llenaron seis contenedores con productos que equivalían a casi 50 mil pesos.
Los primeros policías en llegar al lugar encontraron a las mujeres y a un hombre a punto de abandonar el supermercado, pero que vieron frustradas sus intenciones cuando personal del supermercado bajó la persiana y no sólo evitó la fuga de los saqueadores, también impidió que ingresaran más personas que estaban afuera.
Fue el jefe distrital de la fuerza en el Sur, comisario Marcelo Calipo, quien intentó poner paños fríos a la situación en el interior del local. “No es la forma, no es la forma”, les reiteró el funcionario a quienes obstinadamente pretendían salir con la mercadería, aduciendo “no tener plata para pagarla y necesidad de comer”.
Frustrado el saqueo, la tensión fue ganando terreno fuera del supermercado, donde un nutrido grupo de personas, a sabiendas que sus pares dentro del local estaban acorralados, pretendieron liberarlos por la fuerza, arrojando proyectiles contra policías de Infantería y móviles.
Cuando los miembros de Cuerpos Especiales consiguieron repeler el agresivo accionar, fueron enviados –en una combi de esa división- las cinco mujeres y el hombre detenidos por el intento de robo en el Átomo, quienes también provocaron destrozos dentro del rodado policial, lo que les valió una de las tres imputaciones por las que finalmente fueron condenados después del mediodía de ayer.