Triple crimen de Maipú: «Gritaba que alguien me ayudara»

Al cumplir una semana del triple crimen de Maipú, que conmocionó a toda la provincia, quien rompió el silencio fue Yanet Bruno, madre del pequeño de cuatro años. En el hecho también asesinaron a Karen Arenas, hermana de Yanet, y a Alejandre Ferreyra, madre.

En una entrevista brindada a Canal 9 de Mendoza, la mujer explicó:  «Sigo destruida, sigo pensando en lo que vi». Fue ella quien encontró los tres cuerpos en la vivienda del barrio Bandera Argentina.

Las tres víctimas fueron degolladas el domingo 22 de julio en una de las habitaciones de la casa. El único detenido e imputado por el crimen es Ezequiel Ledesma (23), ex novio de Karen. Yanet vivía con las tres víctimas, y al volver a su domicilio se encontró con la tremenda escena.

«Estoy con pastillas, no puedo dejar de pensar en lo que vi. No quería imaginar que estaban muertos», explicó. Luego la joven detalló que  cuando entró a la vivienda, encontró a su madre y a su hermana tiradas en el piso de una de las habitaciones; mientras que su hijo estaba sobre la cama.

«Gritaba que alguien me ayudara, solo quería despertar a mi hijo. No quería creer lo que estaba viendo»,agregó.

Respecto a la culpabilidad de Ledesma, Yanet aseguró que el joven fue el autor del triple crimen. «De mi casa no se llevaron nada. Testigos me contaron que lo vieron entrar (a Ezequiel) a mi casa (el día día del crimen)», sentenció.

Luego informó: «Mi hermana Karen no quería saber nada con él desde hacía dos meses. Nunca me imaginé que podría llegar a hacer algo así, estaba todo el día en mi casa».

Respecto a la coartada planteada por la defensa sobre que fue el perro el que mancho las zapatillas de Ledesma con sangre, la mujer aseguró:  «El perrito entró cuando yo entré. Comenzó a olfatear a mi mamá y a mi hermana, que estaban en el piso, en ese momento se manchó en uno de sus costados, pero la zapatilla tiene manchas en la suela».

«Me quitó todo. Yo no doy más, quiero a mi hijo, a mi madre y a mi hermana», dijo entre lágrimas. «No basta con que se pudra en la cárcel, quisiera matarlo yo», concluyó.

Fuente: Diario Jornada