Tunuyán: La vida del «Cheche» Mamani luego del violento ataque

El 24 de mayo del año pasado la vida de José «Cheche» Mamani le cambió para siempre. Ese día iba caminando por calle Calderón de Tunuyán cuando fue interceptado por tres personas que lo golpearon brutalmente para robarle su bicicleta.

En una entrevista exclusiva brindada a INFOCUCO, la familia del joven contó el calvario que vivieron. «Yo estaba trabajando en el CIC de Vista Flores cuando me llamó él mismo y me dijo que lo habían golpeado para robarle, dejé todo y salí a buscarlo, entre eso se cortaba la señal y se me cruzaba de todo por la cabeza», explicó Raquel, mamá de Cheche.

Por su parte su padre, quien vio a José cuando volvió golpeado, indicó: «A simple vista se lo veía golpeado y con un pequeño corte en la cabeza, por eso decidimos llevarlo a que lo curaron, pero nunca pensamos en algo grave porque él estaba consciente».

Desde que lo llevaron al CIC de Tunuyán Cheche no recuerda nada más. Según explicaron, allí el joven desconoció a su familia e inclusive comenzó a hablar y decir cosas sin coherencia.

Ante esta situación el joven fue derivado al Hospital Flemming, institución que se encargó de toda su recuperación.»Rompimos todos los protocolos del lugar, estábamos con él en terapia cuando es imposible que algún familiar se quede ahí y nosotros lo pudimos hacer» recuerda Raquel.

«Un día me fueron a cortar el pelo y estaba el peluquero y nueve personas más que lo acompañaban, imagínate si no rompían el protocolo del hospital» añadió el Cheche.

«Mi objetivo es salvarle la vida, en cuanto a las secuelas que queden no prometo nada» fueron las palabras del neurocirujano que lo operó. «Nosotros como pareja nos dedicamos solamente a él, les dijimos a nuestros otros dos hijos que ahí dejábamos la finca, y por suerte ellos nos ayudaron con todo acá. Toda la familia se encargó de hacernos sentir que debíamos estar allá con Cheche» relatan.

Luego de estar 14 días en coma, donde José no evolucionaba ni retrocedía, todo parecía derrumbarse. Sin embargo, sus padres siempre se mostraron confiados y esperanzados en que su hijo se recuperaría: «Nos sentimos acompañados por mucha gente que conocíamos y que conocimos ahí».

«Yo todo eso lo viví como un sueño, en distintas salas, los llantos, todo era un profundo sueño» añade el «Cheche».

Los días pasaban y los médicos no veían reacciones, por lo que le dieron un un plazo y si no reaccionaba deberían hacer intervenciones más complejas. «En ese momento se nos destruyó la vida, ya las esperanzas eran reducidas según el parte médico», agregan sus padres.

En total fueron cuatro grandes operaciones las que tuvo que atravesar luego de aquel 24 de Mayo, pasadas las 17,30 horas.. todas de gran complejidad. Finalmente el 7 de octubre fue la última intervención quirúrgica. Los estudios continúan, las ganas de seguir siguen intactas, con una mirada más sensible hacia las situaciones cotidianas y con la mirada mimosa y guardiana de toda una familia.

El propio Cheche contó que durante los meses de internación siempre que despertaba de las operaciones, cada tanto le prometía a sus médicos que cuando se mejorara les pagaría costillares asados y parrilladas. Justamente esta promesa fue cumplida hace unos días atrás con la presencia de las autoridades del Hospital Flemming y otros profesionales ligados a la recuperación del tunuyanino.

«Un día tuve la visita del Intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, y me prometió que trabajaríamos juntos para mejorar la seguridad en estas calles. No tenemos luz, las calles son oscuras y sin asfaltar. Ojalá que ahora que ahora se empiece a trabajar en este distrito, por el bien de toda esta gente y obviamente por el bien de mi familia. Esperemos que no sean sólo promesas para rellenar el momento» cierra Raquel.

 

Fuente: Infocuco/ Jornada

Compartir

¿A qué atribuye el endurecimiento del cepo al dólar?

Artículo anteriorAcoso callejero: las multas ascienden hasta los $8500
Artículo siguienteAlerta por tormentas eléctricas con granizo para esta tarde