Tunuyán: salió a andar en bici, la atropellaron, quedó en coma y necesita $3 millones para su recuperación

La historia de Jorgelina Okizita Cáceres, una joven de solo 26 años, que salió a andar en bicicleta, fue atropellada y por las lesiones sufridas se encuentra en estado de coma, conmovió a las redes, luego de que su cuñada difundiera la noticia en su página de Facebook. Requiere una rehabilitación intensiva de forma urgente para su recuperación.

El miércoles 10 de junio era un día como cualquier otro para esta diseñadora gráfica. Se subió a su bici, con su ropa fluorescente y su casco para recorrer las calles de Colonia Las Rosas, en Tunuyán. Sin embargo, en un parte de su recorrido, sufrió un accidente por el que permanece en un estado crítico en el hospital Central.

En diálogo con Los AndesFernanda Gamundi, cuñada de la joven atropellada, habló sobre como se enteró de lo sucedido y lo que ocurrió, según la información que ella pudo recabar: “Nosotros hablamos con algunos testigos y nos comentaron que Jorgelina, antes de atravesar una de las calles de la zona, miró hacia los dos lados con precaución. Sin embargo, cuando estaba cruzando fue atropellada por una camioneta de Vialidad”, sostuvo Fernanda. Y agregó, con cierto enojo: “Lo que declararon los de Vialidad es que ella se tiro encima de la camioneta”

“Nosotros (ella y su novio) nos enteramos de lo acontecido porque un médico que conocemos la asistió en el lugar y nos avisó”, subrayó.

Inmediatamente, la joven fue trasladada al hospital de Tunuyán, donde se le realizó una tomografía por su fuerte golpe en la cabeza, donde se constató un traumatismo craneoencefálico. Posteriormente fue derivada al hospital Central, donde lleva cuatro operaciones y se encuentra en estado de coma.

“La lesión que tiene en la cabeza es por la aceleración y desaceleración que sufrió por el accidente”, comentó Fernanda.

En cuanto al tratamiento que debe realizar Jorgelina, su cuñada destacó que no tiene obra social, y las resonancias magnéticas y los medicamentos que necesita son un gasto que les cuesta mucho afrontar.

“En el hospital Lencinas tienen un equipo de rehabilitacion intensiva, pero está cerrado por la pandemia. La única opción que tenemos es la que nos brinda la fundación San Andrés. Hemos averiguado y necesitamos 3 millones de pesos por los 3 meses de recuperación que requiere mi cuñada”, explicó. Y sostuvo que “hasta que no culpen a los de Vialidad por el hecho, el seguro no va a cubrir los gastos”.

Por último, y con una gran congoja, Fernanda destacó que Jorgelina solo tiene a su padre (78), y que se turnan con su familia para ir al hospital Central a visitarla.

 

La imagen de la nota es ilustrativa.

Fuente: Los Andes