Turismo en San Rafael: “precios altos” en el tope de las quejas de quienes nos visitan

San Rafael vive una muy buena temporada en materia turística, sobre todo desde la segunda mitad de enero, cuando más visitantes llegaron a nuestro departamento a disfrutar sus vacaciones.
Según datos de la Dirección de Turismo, el índice de ocupación de hoteles, aparts y cabañas alcanzó el 91%, cifra que mejora la performance de años anteriores. La imposición del “dólar solidario” que elevó un 30% el costo de las operaciones en el exterior, como así también adquirir dólar para atesoramiento, generó una fuerte nacionalización de las vacaciones, con destinos argentinos atestados de turistas que prefirieron no viajar al exterior, como quizás sí sucedió en épocas anteriores.
En ese contexto, de acuerdo con un relevamiento efectuado por Diario San Rafael sobre qué piensa el turista de nuestro departamento, pudimos concluir que el destino les resulta atractivo y tranquilo, pero con un punto negativo, que muchos remarcaron: los altos precios.
Años atrás, una de las problemáticas más cuestionadas por los turistas era la cantidad de locales que no aceptaban pagos con tarjetas de débito y crédito. Esa situación, con el endurecimiento de los controles fiscales, ya no representa un dolor de cabeza para quienes no cuentan con dinero en efectivo por cuestiones de seguridad, más allá de casos puntuales donde todavía abonar con tarjeta no es posible.
El principal reclamo de esta temporada tiene que ver con los precios, sobre todo en un destino turístico por excelencia, como es Valle Grande. Los prestadores que allí tienen sus emprendimientos, en la mayoría de los casos, remarcan los precios de productos y servicios en relación a locales de la Ciudad de San Rafael, donde muchos ya consideran que también son elevados los precios.
“No podemos sentarnos a tomar una cerveza porque nos arrancan la cabeza”, dice enojado un turista oriundo de Buenos Aires. “Nos espantan, eso no es beneficioso para el destino”, agrega otro bonaerense.
Nobleza obliga, también en Valle Grande hay locales que conservan los precios y tienen valores iguales o incluso más baratos que en el centro. Sin embargo, predomina el que – por estar más alejado de la ciudad o situarse en un recorrido que es obligación de visita para cada turista – remarca los números y genera malestar en quienes nos visitan.
Es indispensable que exista un trabajo en conjunto entre áreas del Estado vinculadas al control de precios y defensa del consumidor para cambiar esa “cultura de precio alto” que es noticia en cada temporada. Para ello, los organismos provinciales y municipales cuya misión es fiscalizar y controlar precios y exhibición de los mismos, como así también proteger y hacer cumplir los derechos de quienes consumen, deben aunar acciones para mitigar una problemática que no es nueva y sigue siendo el principal motivo de queja de los miles de turistas que año a año llegan a San Rafael.