Un informe asegura que los docentes chilenos ganan tres veces más que los mendocinos

Un informe publicado por el profesor de informática Claudio Paz revela las diferencias salariales y laborales que afrontan los educadores nacionales y provinciales en comparación con sus pares del resto del mundo. El estudio se basa en una publicación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que analiza dos variables: sueldos anuales promedio y cantidad de horas trabajadas.

Según el relevamiento -el cual se realiza con datos oficiales que aportan los Gobiernos de cada nación- los docentes argentinos son los peores remunerados y los que más trabajan. “Un docente chileno percibe el triple que un argentino y trabaja un 25% menos”, ejemplificó Paz.

Es válido aclarar que en dicho informe no se analiza el contexto socioeconómico y lo que podría adquirir cada trabajador en el lugar donde vive.

“Es una locura, porque cuando el Gobierno habla de calidad educativa, nos encontramos con una dicotomía, ya que si apuntás a eso, necesitás un docente descansado, que prepare las clases, que tenga tiempo para el ocio”, analizó.

Explicó que –sumando las horas frente a sus estudiantes y las que dedica a preparar las clases y evaluar- un/a docente argentino/a invierte 1400 horas anuales. Si esa cifra se divide sobre los días de clases (180), resulta que su labor demanda ocho horas diarias. Pese a que el Ejecutivo nacional reconoce esos guarismos, “al momento de calcular los salarios sólo tienen en cuanto las cuatro horas en el aula”, planteó Paz. “En Mendoza incluso es peor porque el tiempo en las aulas es media hora más que en el resto del país”, agregó.

En términos económicos, un/a trabajador/a que recién se inicia en la actividad, en Argentina percibirá un salario inicial (anual) de unos 7 mil dólares. En Chile, en las mismas condiciones cobrará U$S18.300 y en Finlandia, 47 mil.