Un momento clave para defender la democracia

En 2018, los politólogos estadounidenses Steven Levitsky y Daniel Ziblat publicaron el libro «Cómo mueren las democracias» un trabajo en el que intentan explicar de manera fundamentada y crítica los problemas de gran parte de las democracias representativas y cómo muchos países antaño democráticos se desmoronan por la presencia de dirigentes con creciente animosidad y escasa efectividad –por incapacidad o conveniencia– en la consecución del bien común.
El libro advierte que «todas las democracias son frágiles» y revela elementos comunes a los procesos democráticos que vislumbran carencias desde los ’70 hasta hoy. Los autores pusieron como ejemplo a Venezuela y Nicaragua, pero situaciones similares se han presentado en Hungría, Turquía, Polonia, Perú y Filipinas.
Debilitamiento de los cuerpos legislativos, manipulación de la Justicia, censura de los medios de comunicación, sobornos a empresas privadas y reforma de reglas políticas, entre otras, son las causas que los autores observan como comunes en la erosión de dichos sistemas políticos.
Levitsky y Ziblat estiman que ese fenómeno de corrupción generalizada, sumado a las malas condiciones económicas que atraviesan los países, muchas de ellas generadas por las viejas recetas de organismos intervencionistas como el Fondo Monetario Internacional o por el statu quo construido en economías históricamente injustas en la distribución de la riqueza, lleva a que muchos ciudadanos comiencen a dudar de los beneficios del sistema democrático. Para colmo de males, la pandemia atravesando todo y generando más críticas a líderes que –hay que decirlo– lidian con una situación inesperada e inédita.
Con ello, a veces el electorado vira sus preferencias hacia líderes autoritarios o de origen foráneo a la política tradicional, maneras políticamente incorrectas y soluciones “mágicas” a problemas complejos. Los resultados suelen ser un ejemplo más del célebre “a veces es peor el remedio que la enfermedad”. Por todo ello, este parece ser, también en nuestro país, un momento clave para respetar, valorar y defender nuestra democracia.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorTras el regreso de los vuelos, se trabaja pensando en el turismo de verano
Artículo siguienteTAPA 261020