Un tío del futbolista Luciano Cabral fue detenido por narcotráfico

Será alojado en la cárcel federal de Cacheuta

Se llama Alejandro Olguín Cabral, tiene 43 años y en General Alvear, de donde es oriundo, todos lo conocen como “Indio”. Es tío de Luciano Cabral, futbolista condenado a 9 años de prisión por el homicidio de Joan Villegas Gualpa. “Indio” ahora cayó por narcotráfico, luego de que la Policía especializada en ese delito detectó que enviaba droga a Catriel (Río Negro), donde era comercializada.
Como informó Diario San Rafael en su edición del sábado, agentes de la Lucha Contra el Narcotráfico –durante un allanamiento en inmediaciones del barrio San Carlos– detuvieron a un hombre que estaba vinculado al secuestro de medio kilo de cocaína que habían concretado en septiembre, cuando descubrieron la droga en poder de una mujer que tomó un colectivo en Alvear con destino a Catriel. Ese hombre es Alejandro “Indio” Cabral, quien fue imputado por narcotráfico y será alojado en la cárcel federal de Cacheuta.
Respecto a la investigación, se cree que Cabral acopiaba cocaína que después –a través de “mulas”– transportaba a Río Negro para comercializarla, en principio, en Catriel, una de las ciudades más importantes de esa provincia patagónica. En la antesala de ser detenido, Cabral había ampliado sus redes y ya distribuía droga en otras localidades rionegrinas. Para depositar la sustancia en Río Negro, “contrataba” mujeres que se subían al colectivo de línea que conecta Alvear con Catriel y la llevaban entre sus pertenencias. Esa acción fue detectada por personal antinarcótico, que impidió el traslado de medio kilo de cocaína que pretendía ejecutar una mujer el 23 de septiembre. La “mula”, como se conoce en la jerga a quienes realizan dicha actividad, fue detenida y la droga secuestrada.
La línea investigativa, después de la incautación de la cocaína, puso la lupa de los sabuesos en Cabral, quien no se dedicaba a la venta minorista, sino proveía de la droga a quienes ejecutaban ese negocio en Catriel. No pudo determinarse si también tenía “clientes” en Alvear, aunque fuentes judiciales aseveraron que los antecedentes de Cabral lo obligaron a cruzar la frontera alvearense.
Es que, en el año 2012, en otra investigación realizada por los agentes antinarcóticos, Cabral y un cómplice fueron detenidos con una importante cantidad de pasta base de cocaína en su poder. El “Indio”, nuevamente en libertad, “se reinventó” y encontró mercado en Río Negro, lo que también fue detectado por personal del organismo que conduce el comisario Juan Carlos Villafañe.