Una CEO argentina figura entre las más poderosas del mundo

Una argentina figura en el ranking de las mujeres más poderosas del mundo elaborado por la revista Fortune en el puesto número 41 de 50. Se trata de Paula Santilli, CEO de Pepsico Latin América.

En la lista hay solo dos latinoamericanas, y Santilli se ubica en el por encima de la brasileña Cristina Junqueira está en el puesto número 44. Esta edición del ranking es la «internacional», es decir, que están excluidas las mujeres estadounidenses.

La ejecutiva lleva casi 30 años en Pepsico, ocupando posiciones en la Argentina y en México, y antes fue country general manager de Quaker Oats en la Argentina y tuvo roles en áreas de Marketing de Kellogg Company y de Campbell Soup Company.

En Fortune destacaron que durante la pandemia, la ejecutiva impulsó iniciativas como la reapertura de pequeñas tiendas que habían cerrado por la pandemia en México, Brasil, Colombia, Guatemala y Perú, entre otros. Además, reconocieron su compromiso con el liderazgo femenino en la región.

En la cima de la lista, la española Ana Botín del banco Santander, retrocedió del primer puesto al tercero, mientras que la británica Emma Walmsley, de la empresa de productos farmacéuticos GlaxoSmithKline, ascendió del segundo al primero.

Por su parte, la singapurense Jessica Tan, del holding de seguros y servicios financieros Ping An Group, ascendió al segundo puesto.

En cuanto a la versión estadounidense, el primer puesto fue para Julie Sweet, CEO de la multinacional de consultoría estratégica, servicios tecnológicos y de outsourcing Accenture.

Desde 1998, la revista Fortune realiza el ranking de las mujeres más poderosas, ponderando el tamaño y la importancia del negocio de cada mujer en la economía global, la salud y la dirección de la compañía, la trayectoria de su carrera y su influencia social y cultural.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorLa caída interanual de la actividad económica fue del 11,6% en agosto
Artículo siguienteLas historias de reencuentro detrás del regreso de los vuelos