Una denuncia, varias preocupaciones

La denuncia que el martes hizo pública el colectivo Actrices Argentinas conmovió la estructura del ambiente artístico nacional y, además, puso en consideración masiva temas tan sensibles socialmente como la violencia de género y el abuso sexual, entre otros.
Durante la presentación llevada adelante en una de las salas del Multiteatro de la ciudad de Buenos Aires, más de 25 actrices denunciaron públicamente al actor Juan Darthés por una supuesta violación a su colega Thelma Fardin hace casi una década. Fue una acción en apoyo a la ex protagonista de la tira “Patito Feo”, que denunció haber sido violada en 2009 por Darthés cuando ella era menor de edad y mientras hacían una gira por Nicaragua. La denuncia quedó radicada en la Justicia de aquel país y ahora el proceso judicial buscará determinar las responsabilidades de Darthés.
Tal como decíamos, la denuncia removió varios tópicos que nos caracterizan negativamente como sociedad: desde el machismo que sigue dominando la escena en diversos espacios sociales hasta el trabajo de los menores de edad sin una adecuada protección por parte de sus mayores responsables, pasando por el extendido y pernicioso flagelo de las agresiones sexuales a niños y adolescentes, hasta la relación traumática que se da modernamente entre mujeres y hombres.
Claro está que la posibilidad de denunciar un hecho aberrante como el investigado es un avance. Años atrás, muchos casos similares quedaban para siempre en el oscuro ámbito de esa terrible intimidad o no eran denunciados por temor a represalias o, incluso, al oprobio. Sin embargo, a partir de allí debe ser la Justicia (y solo ella) la encargada de determinar responsabilidades y eventuales condenas. De sobra sabemos lo negativo que suelen resultar los “escraches” y las condenas sociales antes de investigar convenientemente una denuncia.
Lo denunciado es muy grave y todos esperamos que, como fin último de la Justicia, se le otorgue a cada uno lo que le corresponde: a las víctimas respuestas y a los responsables su sanción.