Una guardia carcelaria tuvo un hijo con un condenado a cadena perpetua y ahora se enfrenta también a prisión

Entre el 1 de septiembre de 2018 y el 8 de enero de 2019 Kerianne Stephens, una guardia carcelaria de 26 años en la prisión de HMP Swaleside en la isla de Sheppey en Kent (Inglaterra), sostuvo un romance ilícito con uno de los reclusos a su cargo, Louis Tate, quien está condenado a cadena perpetua por el asesinato de un hombre.

Ambos mantenían la relación en secreto por medio del intercambio de llamadas y mensajes de texto con un celular que mantenía Tate en su celda, algo que también constituye un delito y por el cual el reo ya había sido castigado en 2017.

En la última audiencia del caso la oficial Stephens se declaró culpable de los delitos de mala conducta en cargo público en la cárcel de categoría B, y de transmisión no autorizada de imagen o sonido por comunicación electrónica.

El segundo cargo había sido negado por la oficial en una audiencia anterior, pero su amante, sí lo había admitido causando una discrepancia en las versiones de ambos.

Según el juez del caso, Philip Statman, la sentencia para ambos será dictada el próximo 12 de noviembre, pero antes de eso pidió aplazar las audiencias para recibir un reporte sobre la situación de custodia del niño de Stephens en pro de salvaguardar su bienestar.

“Sería totalmente incorrecto que un juez condenara a una madre sin conocer toda la información de antecedentes porque ella debe entender que por delitos de esta gravedad, una sentencia de prisión inmediata debe estar inevitablemente en la mente de cualquier juez”, advirtió Statman a la acusada.

Kerianne Stephens en la audiencia ante la corte que le concedió libertad condicional hasta noviembre, cuando será sentenciada por el romance que tuvo con un preso. Foto: PA tomada de BBC.com Kerianne Stephens en la audiencia ante la corte que le concedió libertad condicional hasta noviembre, cuando será sentenciada por el romance que tuvo con un preso. Foto: PA tomada de BBC.com

De acuerdo a lo expuesto en el tribunal que lleva el caso, Stephens habría dado a luz hace aproximadamente 16 meses, por lo que, de acuerdo a las leyes británicas, la madre podría solicitar ser encarcelada con su hijo, de llegar a dictarse una sentencia privativa de la libertad.

La legislación en estos casos señala que un hijo puede permanecer con su madre en una unidad de cuidados especiales de la prisión hasta los 18 meses de vida, sea concebido en la cárcel o encarcelado después de nacer. A partir de allí los servicios sociales se ocuparán de él, primando otorgarles el cuidado a los familiares cercanos de alguno de los padres.

En el caso de Stephens estos serían sus propios padres, quienes afirmaron ante el juez que podrían ocuparse del menor, sin embargo, solicitaron que se considerara como la mejor opción mantener la libertad condicional de la acusada.

Statman, el juez, otorgó este beneficio hasta noviembre, cuando impartirá su sentencia, y fue reiterativo a la acusada de que deberá cooperar para mantener el privilegio de su libertad condicional.

“Tienes que entender que voy a mirar con el mayor cuidado el informe del servicio de libertad condicional en este caso y que lo mejor para ti es cooperar con el servicio de libertad condicional”, afirmó el juez.

Pero le reiteró a Stephens que “debe prepararse para enfrentar una sentencia de prisión inmediata”.

Garry Frater, la vítima de Luis Tate, fue seguido por su asesino desde un bar local hasta su casa, donde lo arrolló con su auto.Garry Frater, la vítima de Luis Tate, fue seguido por su asesino desde un bar local hasta su casa, donde lo arrolló con su auto.

Tate, el padre, tiene 36 años y está pagando una sentencia de cadena perpetua desde 2010 por haber asesinado a Garry Frater, padre de tres hijos, en 2009.

Los hehos ocurrieron frente a la casa de la victima en mayo de ese año. Tate condujo su Ford Fiesta sobre el cuerpo de Frater, derribándolo, retrocediendo y acelerando, hasta dejarlo muerto y arrastrado debajo de las ruedas de su auto.

En su momento afirmó que no se había dado cuenta de lo sucedido pues otra persona había estrellado un hacha contra el parabrisas de su auto, pero la corte determinó dolo en su acción y lo sentenció a una vida en la cárcel.

Reportes de prensa afirman que esa noche Tate había salido buscando ligar con chicas la noche de los hechos y se topó con Frater, con quien tuvo una confrontación. Luego lo siguió hasta su casa y lo arrolló con el auto.

El 12 de noviembre también escuchará la sentencia por la relación ilícita con la oficial y por tener en su posesión un teléfono ilegal, mientras cumple su condena vigente en la Mount Prison en Hemel Hempstead, Hertfordshire.