Una joven mendocina fue golpeada brutalmente y quedó hospitalizada en Buenos Aires

Fernanda Britos es una mendocina que no transita horas felices por estos días, al contrario. La chica de 29 años que vive en la ciudad de Buenos Aires desde hace un par de años comenzó una relación con Alejandro Lesarvil, un joven con el cual al principio estaba todo bien pero que en noviembre pasado se plantearon algunas situaciones que le dieron a la joven la pauta de que estaba dentro de una relación violenta.

Britos decidió cortar la relación. El joven no quería irse de su departamento donde vivían ambos. Fernanda viajó a Mendoza a tomar vacaciones y pasar las fiestas en diciembre para volver los primeros días de enero y allí comenzó una odisea para la mendocina. Ella pidió al hombre que se fuera del departamento pero él no accedía a ello, lo hizo sacar del lugar con la policía el 10 de enero y el 13 de enero sucedió una situación muy violenta.

«El lunes 13 viene a mi casa diciendo que me dará un pantalón que se llevó sin querer y cuando abro el chabón entra, me amenaza con gas pimienta si no le doy mi celular, porque quería borrar cosas que yo tenía guardadas. Me roba el celular, el del trabajo también, los dos celulares, yo no podía llamar a la policía, me encierra dentro de mi departamento, se lleva las dos llaves, yo no podía salir. Después me encierra en mi cuarto, siempre insultándome» cuenta desesperada la chica.

«Me pide la clave de una carpeta donde tengo guardadas cosas, yo no se la quería dar, se pone violento, me amenaza con un cuchillo, me lo pasaba por el cuello, me decía que me iba a matar, horrible todo. Me seguía pidiendo las cosas, me pegaba mientras, me tiraba del pelo, me tiraba contra la pared, contra una mesita de luz» prosigue Fernanda.

«En un momento logro agarrar su celular que estaba sobre la cama y forcejeamos y me lo vuelve a sacar y me pegó una piña, que es el moretón que tengo en un brazo. Finalmente, en un momento logro sacarle mi celular en un forcejeo, me lo pongo en el pecho y me tiro boca abajo en la cama y empiezo a gritar muy fuerte pidiendo auxilio. Ahí se vuelve loco, me deciá callate y yo seguía gritando, me pegaba en la espalda. Me empezó a pegar en la cabeza, me agarra del pelo, me tiró contra la pared, me vuelve a tirar contra la mesita de luz y me agarra de la ropa y me tira contra la ventana de vidrio, siento el impacto con la cola y caigo al piso y se me caen todos los vidrios encima. Fue un milagro que no muriera porque me cayeron los vidrios encima. Me tocó los brazos, el abdomen y no tenía nada y cuando me levanto siento que me correa sangre por la pierna, me tocó el pantalón y lo tenía todo roto y con sangre» cuenta la joven mendocina.

«Entré en pánico, le dije llamá a la policía, ambulancia, porque a todo esto, él tenía los tres celulares en su poder. Llama a la policía y ambulancia, dijo algo como que habíamos forcejeado, y no fue así, me empujaste contra una ventana de vidrio flaco».

Fernanda fue trasladada al hospital para hacerle una sutura. Tiene una herida de unos 20 centímetros causada por un vidrio, tiene más de 80 puntos entre internos y externos. Hizo una denuncia penal y una civil, restricción de acercamiento para este hombre y el botón de pánico. Esta persona fue detenida solo por 24 horas nada más.

Fuente: Jornada