Una joven neuquina unió a nado las Islas Malvinas

A escasos días de cumplirse un nuevo aniversario por el comienzo de la gesta bélica entre Argentina y Gran Bretaña, la nadadora de aguas abiertas, Cristina Ganem, cruzó a nado las gélidas aguas del Estrecho de San Carlos y unió las islas Soledad y Gran Malvina.

En homenaje a quienes lucharon y cayeron en la guerra por la recuperación de estas islas argentinas usurpadas por el imperio británico, el miércoles pasado llevó a cabo la proeza. En medio del profundo silencio y con la firme convicción de recordar a los héroes, la nadadora de aguas abiertas inició el cruce a las 8.18, cuando la temperatura del mar era sólo de 11 grados y la costa se encontraba invadida por cachiyuyos, que son algas que alcanzan la superficie.

El desafío, llamado Malvinas, le demandó, exactamente, una hora y 46 minutos. Y tuvo que lidiar contra la fuerza de las aguas, que si bien en el sector más angosto del estrecho tiene una extensión lineal de 4.500 metros, ella tuvo que nadar 5.600 metros por el efecto de la corriente.

Tras la hazaña, la nadadora que contó con el respaldo del Instituto de Juegos de Azar de la provincia del Neuquén (IJAN), dijo lo siguiente: “Pude abrazar estas islas en honor a nuestros compatriotas que quedaron aquí y a los que hoy viven”. “Quiero agradecer el apoyo que tuve del IJAN”, sostuvo y concluyó: “Estoy feliz de representar a Neuquén”.