Una mujer asegura ser la primogénita de Diego Maradona: se llama Damaris Alejandra y tiene 37 años

La noticia la comunicó Luis Ventura. Una mujer de 37 años, llamada Damaris Alejandra, se comunicó con él después de haber publicado en las redes sociales su Documento Nacional de Identidad y una foto en la que se la veía cuando era una niña en brazos de quién sería su padre: Diego Maradona. Lo llamativo del caso es que ella ya lleva el apellido del ídolo y, según su testimonio, habría sido reconocida por él. Pero, de todas formas, no tendría intención de participar de la herencia del astro.

“Estaríamos hablando de la primera hija reconocida por Maradona que, teóricamente, es la de la imagen en la que está con Diego en el año 1986 o 1987, cuando él jugaba en el Napoli”, dijo el periodista este martes en Informados de todo, por América, al tiempo que se mostraba la foto en cuestión.

Entonces, Horacio Cabak comenzó a leer el mensaje que había recibido Ventura: “Soy Damaris Alejandra Maradona. Cerré mi cuenta en Instagram porque no quiero que me conozca nadie más. Cometí un error en hacerme una cuenta con mi nombre en honor a mi padre. No quiero herencia material de mi padre. El llevar su sangre, su apellido y los hermosos momentos que pasamos juntos es la herencia más preciosa que se puede tener”.

Y siguió con el texto que rezaba: “Soy pobre, humilde como mi padre cuando era joven. Pero pagué para que no se me encontrara. Y por el carné de conducir jamás (la van a poder encontrar) porque no tengo auto, nunca lo tuve. Sólo quise que supiera la verdad sobre mí. Soy hija reconocida por Diego Armando Maradona, amo a mi padre y toda mi vida lo amaré. Ahora déjenme en paz. No intenten buscarme porque jamás me encontrarán. Me enojé mucho cuando quise cuidar de mi papá y hubo quienes -ustedes los conocen- no me dejaron que lo hiciera. Me alejaron de mi papá cuando él estaba mal”.

El mensaje que recibió el periodista terminaba explicando: “Yo no quiero la herencia material de mi papá ni saber nada de mis medios hermanos. Y, por favor, publique esto como publicaron lo de mi cuenta, que cerré para evitar el circo mediáticoOdio a los periodistas como mi padre. Vuelvo a reiterar, no me importa la herencia material de mi padre. Por mí que se lo quede todo la (Claudia) Villafañe, sus hijas y los demás medios hermanos que supuestamente tengo. Insisto que esto se publique cuanto antes”.

Luis Ventura también había presentado el caso de Eugenia Laprovíttola (Video: «Secretos Verdaderos», América)

Días atrás, en Secretos Verdaderos, Ventura había presentado también el caso de Eugenia Laprovíttola, una joven de 25 años nacida en el mismo lugar que el futbolista: el hospital Evita de Lanús. Según el periodista, a pesar de haber pedido un ADN sus familiares ya habían dicho que ella no quería participar de la sucesión. “Sólo pretende saber su filiación, si su apellido es Maradona”, dijo.

En el informe, se señalaba que la mujer era fanática del fútbol, hincha de Gimnasia y Esgrima de La Plata, el último club que dirigió el Diez, y que vive en Berisso. Ventura reveló que Laprovíttola conoció a Diego entre 2018 y 2019, sin sospechar que el ídolo podía ser su papá y que quedó impactada “con su sentido humano”. Dijo que hoy, quiere conocer a su madre biológica y saber si, efectivamente, Maradona era su padre, ya que fue adoptada de pequeña. Y explicó que, en el hogar en el que la criaron, se hablaba mucho del ex campeón del Mundo, motivo por el cual se convirtió en una seguidora del futbolista.

De esta manera, a los hijos ya reconocidos por Diego que son Dalma y Gianina, hijas de Claudia VillafañeDiego Junior, fruto de su relación con Cristiana SinagraJana, a quien tuvo con Valeria Sabalain, y Dieguito Fernando, de su pareja con Verónica Ojeda, podrían sumársele también Santiago Lara y Magalí Gil, quienes ya iniciaron sus trámites de filiación, y Damaris y Eugenia.

Compartir

¿Cómo interpreta el escándalo de las vacunas VIP?

Artículo anteriorOtras 219 personas­ murieron y 10.409­ contrajeron covid­
Artículo siguienteLa pandemia profundizó la desigualdad social