Dos menores de 14 y 17 años fueron detenidos por el ataque armado a policías

Continúa la búsqueda del tercer involucrado

La policía salió “con los tapones de punta” a buscar a los tres responsables del ataque armado contra dos efectivos el pasado miércoles por la noche en la esquina de Libertador y Cantoni. En ese marco, dos menores fueron detenidos y quedaron a disposición de la fiscal Alejandra Becerra. Se trata de dos chicos de 14 y 17 años, ambos con antecedentes, quienes habrían sido ubicados por testigos a la misma hora y el mismo día en que fueron emboscados Helvio Gerlero y Gabriel Núñez, los auxiliares de la Compañía Motorizada que se recuperan en sus casas.

La zona oeste del barrio El Molino fue escenario de los movimientos de la Policía que, desde bien temprano, desembarcó a través de sus diferentes divisiones e incluso con el helicóptero Halcón II, realizando un seguimiento aéreo de los procedimientos. Por orden de la jueza Lidia Cófano, en consonancia con la fiscal Becerra, agentes de la Unidad Investigativa estuvieron al mando de los allanamientos, que surgieron después de información recabada por el ayudante fiscal de la Comisaría 38ª, primero en tomar las riendas de la investigación.

Las requisas fueron en tres casas ubicadas en la prolongación Libertador, callejón Viñuela y Carlos Gardel. En dos de los inmuebles fueron localizados los menores que buscaba la Policía. Para evitar represalias o reacciones violentas de parte de allegados a los sospechosos o vecinos, los sabuesos secuestraron armas blancas y un rifle de aire comprimido. Sin embargo, no fue posible dar con armas de fuego, piezas claves para sumar a la causa, teniendo en cuenta las características del hecho. Si bien los proyectiles no han sido extraídos del hombro y la pierna de los policías, se cree que corresponden a un revólver calibre 22. Los investigadores consideran que sólo portaban un arma y uno de los malvivientes fue el encargado de disparar.

Los precoces delincuentes fueron trasladados a la Comisaría del Menor, donde la Justicia tenía que resolver la situación de ambos. El chico de 14 años, inimputable, de haber tenido participación en el hecho, no se descarta sea derivado a la órbita del Sistema de Responsabilidad Juvenil. En tanto que el de 17 tiene, a pesar de su corta edad, varios antecedentes penales, entre ellos un asalto a mano armada que cometió contra una mujer en el ingreso al barrio El Molino.

De acuerdo a los testimonios de los policías Gerlero y Núñez, fueron tres los sujetos que los atacaron en la noche del miércoles, por lo que –de ser los menores detenidos partícipes del hecho- aún resta uno de los autores y, posiblemente, el de mayor responsabilidad, si se tiene en cuenta las versiones que dan cuenta de “pesos pesados” del barrio que habrían sido parte de lo sucedido. Todos los mencionados como posibles agresores “son sujetos de armas llevar”, deslizaron ayer fuentes oficiales.

¿Por qué no se actuó antes?

Ayer voces internas de la Policía manifestaron su malestar con la tardanza de los procedimientos ordenados por la Justicia. Si bien no se oficializó nada, a Diario San Rafael le informaron que “por el Día del Trabajador Judicial (celebrado el jueves y por el que hubo asueto) no había herramientas suficientes para ordenar tareas de búsqueda”.

Más allá que nadie confirmó lo anterior, en la fuerza el humor no era el mejor, primero por la violenta actitud de los delincuentes y luego por la dilación entre el hecho y los operativos de búsqueda de los maleantes.

En este marco, uno de los sospechosos del ataque, a sabiendas de que la Policía iba a desembarcar en El Molino, se habría retirado del barrio y tuvo el tiempo suficiente para hacerlo.

Compartir

¿Qué opina de la vuelta a clases presenciales este año lectivo?

Artículo anteriorUn sanrafaelino está a bordo del submarino perdido en el mar argentino
Artículo siguienteSíntesis Deportiva