Unos mil extranjeros judicializados podrían ser expulsados

El Gobierno ya inició negociaciones con el peronismo para acelerar el proyecto de ley que permita deportar a todos aquellos extranjeros que hubieran cometido algún delito. Esto incluye la creación de un Fuero Migratorio y una unidad de búsqueda de delincuentes no nacidos en Argentina.
Al respecto, Pablo Narváez, delegado de Migraciones en la Provincia, dijo a FM Vos (91.5) que “existen en nuestro país alrededor de mil extranjeros judicializados, es decir, que tienen algún procesamiento judicial o algún problema penal. Algunos de ellos están con condenas firmes, es decir, que sí están en condiciones de ser expulsados, otros están procesados y otros cumplen sus condenas”.
Explicó que la ley 25.871 de Migraciones, es su decreto 70, que la modificó hace algunos años, estableció un proceso sumarísimo para el tema de la expulsión de los extranjeros que delinquen en nuestro país. “El sistema antes era un proceso ordinario que se podía prolongar durante años. Con este decreto se acortan los tiempos, se pasa de un proceso ordinario a uno sumarísimo donde se dispone casi inmediatamente la expulsión o la no expulsión del extranjero, decisión que es tomada por el juez de la causa”, sostuvo.
Añadió que “si son extranjeros que han cumplido la mitad de su condena, también puede ser solicitada por el condenado, pero quien siempre decide es el juez, que no toma estos pedidos a la ligera”.
En comparación con otros países de mundo, el funcionario dijo que en “Canadá, que es un modelo a seguir en políticas y leyes migratorias, los tiempos y los procesos son más cortos. Aquí también se pretende hacer, pero no siempre se los puede expulsar. Por ejemplo, cuando un extranjero es condenado por un delito tan grave como la trata de personas y el juez lo expulsa, en su país puede quedar libre, por lo que el magistrado dispondrá que cumpla la condena o la mitad al menos en nuestro país”.
Cabe destacar que la Dirección Nacional de Migraciones ya cuenta con una lista de mil extranjeros, de los cuales 354 tienen antecedentes penales o entraron ilegalmente al país.
Días atrás, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que el Gobierno trabaja en un programa que será enviado al Congreso para agilizar la deportación de extranjeros que cometan delitos en la Argentina, que incluye la creación de una Cámara (una instancia judicial específica) que investigue esos hechos.
La funcionaria precisó que el objetivo es que todo aquel que se radique en la Argentina lo haga con un objetivo de colaboración y no de venir a delinquir. “En el último tiempo y sobre todo en drogas, el aumento del delito en manos de extranjeros es importante, llegando al 20% de las personas detenidas”, explicó para justificar la nueva normativa.