Unos “Sueñeros por América” pasaron por la ciudad

Viajan en su estanciera y quieren llegar hasta México

Ariel Blanco, Lorena Antúnez y su hija Alfonsina, de un año y medio, salieron de Rosario cansados de la vida cotidiana, con la idea de recorrer el país y luego llegar hasta México. Los tres recorren las provincias en una estanciera modelo 63 y por estos días se hospedan en la casa de una pareja sanrafaelina.
“Nosotros teníamos un trabajo como cualquiera, un buen laburo”, contó en su visita al Diario San Rafael Ariel, quien trabajaba en una droguería. A Lorena, por su parte, le faltan tan solo dos materias para recibirse como profesora de Educación Física. Además tiene ocho meses de embarazo, están a la espera de Caetano, su segundo hijo.
En algún momento de sus vidas ambos se plantearon dos preguntas: ¿por qué no salir a recorrer el país? y ¿por qué no conocer el mundo? Es que el hecho de tener solo 15 días de vacaciones y no poder conocer ciertos lugares como quisieran los impulsó a llevar otra forma de vida.
“Yo trabajaba todo el día, tenía un buen sueldo, pero veía a mi nena muy poco tiempo. Así que compramos una estanciera y así salimos hace 10 meses, hicimos gran parte de Buenos Aires, La Pampa y el año pasado entramos a Mendoza por Bowen, recorrimos toda la provincia, fuimos a San Luis y ahora nos dirigimos al Calafate, lugar donde mi esposa va a tener a nuestro hijo, ya que allá trabaja mi hermano en el hospital”, detalló Blanco.
Luego la idea es subir por la Ruta 3, pasar por Uruguay, Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, hasta llegar a México. También quieren escribir un libro. “Traemos muchas historias de gente que ha podido salir de situaciones difíciles, esas son las que queremos escribir en ese libro, las que solemos escribir cuando alguien nos recibe en su casa, compartimos las cosas buenas que hemos aprendido en el viaje”, señaló.
A nuestro departamento llegaron invitados por Luis y Mirta. “San Rafael es un lugar hermoso, que nos encantó”. Y también se expresó sobre la experiencia que han tenido durante todo el viaje. “No son los paisajes lo que nos ha deslumbrado, son las personas que hemos conocido, la gentileza, la amabilidad y el calor que recibimos, ese calor que en una ciudad tan grande como Rosario se termina perdiendo”.
Sustentan sus viajes con artesanías que hace Lorena, almohadones batik y también hilorama, y algunas labores de mantenimiento que consigue Ariel. Por eso invitan a las personas a que los contacten si necesitan algún trabajo de electricidad o tal vez plomería; o si quieren compartir un mate o una buena charla, a través del Facebook “Sueñeros Por América” o al número 341 3073861.