Vaca Muerta en Mendoza: comienza la explotación con la instalación de un parque industrial

La petrolera de bandera YPF será la segunda empresa en invertir en tareas de exploración del lado mendocino de Vaca Muerta, que tiene un enorme potencial y que se perfila como la zona de mayor desarrollo energético para las próximas décadas.

«El territorio que explotará YPF es diferente al que está explorando El Trébol. Es una zona geológica más conocida, a pocos kilómetros del Río Colorado», explicó el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú. «Por eso se espera un desarrollo más acelerado», afirmó. Este anuncio se suma al de los 160 millones de dólares que invertirá la petrolera nacional en Llancanelo, con el objetivo de extraer crudo pesado o «no convencional».

Para que se concreten aún más inversiones en Malargüe, el Gobierno provincial está dando los últimos pasos para comenzar, antes de fin de año, el parque industrial Pata Mora, que proveerá de insumos, energía eléctrica, rutas y servicios, en un predio que abarcará 3500 hectáreas.

Riquezas mendocinas

Vaca Muerta en Mendoza, de una extensión de 8.700 km2, tiene mayor riqueza en hidrocarburos líquidos que en gas, lo que pone a la provincia en el radar de las petroleras, que verán facilitadas sus cuestiones logísticas con Pata Mora.

Estudios geológicos recientes estiman recursos por más de 8 mil millones de m3 de petróleo, de los cuales podrían recuperarse 238 millones de m3, equivalentes a más de 50 años de la producción anual de la provincia.

Esta es una estimación conservadora basada en el menor conocimiento que tenemos de la geología de la formación al norte del río Colorado y todo indica que aún hay mayor cantidad de recursos aún sin evaluar.

Así, la explotación de la cuenca al norte del río Colorado tiene el potencial para garantizar el abastecimiento interno y generar exportaciones, cuando se estima que en 3 décadas la producción de crudo mundial comenzará a declinar y el recurso a escasear.

El abastecimiento interno es clave en el territorio mendocino, ya que la refinería de Luján de Cuyo, con capacidad de procesamiento de más de 18.000 m3 por día, tiene serias limitaciones para abastecerse de crudo fuera de la cuenca cuyana y neuquina. Por ello, la venta y logística del crudo producido en la región estaría garantizada más allá de los vaivenes del mercado internacional.

Fuente: Jornada