Varias de las especies en peligro de extinción habitan el Sur provincial

Días atrás se presentó a nivel internacional la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) la cual indica que un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales del mundo están a punto de extinguirse debido a la acción humana.
El estudio considera que estamos frente a un declive sin precedentes en nuestra historia, ya que si no se toman medidas urgentes, estas podrían desaparecer en algunas décadas.
En este sentido, desde la Fundación Cullunche explicaron que en nuestra provincia son varias las especies que se encuentran en peligro de extinguirse, y gran parte de ellas habitan en el Sur provincial.
Jennifer Ibarra, veterinaria y responsable de Fundación, explicó a Unidiversidad que en Mendoza a existen seis especies en peligro por diversas razones. Según detalló se trata del Cardenal Amarillo, el Choique Cordillerano, el Pichiciego, el Águila Coronada, la Mara o Liebre Criolla y la Rana del Pehuenche, las más afectadas.
Uno de los causantes tiene que ver con la cacería, pero también se da el avance de la urbanización, la pérdida de hábitats naturales, entre otros.
En lo que respecta al cardenal amarillo se trata de un ave que genera mucho interés en los cazadores y tanto en General Alvear como en San Rafael se han realizado sendos operativos para desbaratar a traficantes de pájaros.
Los campos de General Alvear, siguiendo por Monte Comán y la zona este de San Rafael hasta llegar a La Paz, son áreas elegidas por el cardenal amarillo e ideales para los cazadores furtivos para hacer de las suyas.
El choique cordillerano es monumento por la Ley 6599 así como la liebre mara y el pichiciego. En los tres casos se registraron en el sur mendocino, los primeros dos suelen ser víctimas de cacería y en lo que respecta al pichiciego se han hallado varios ejemplares que pudieron ser devueltos a su hábitat natural.
La ranita del Pehuenche se puede encontrar en la zona del paso cordillerano entre Argentina y Chile, mientras que el águila coronada llegó a estar en cautiverio en el viejo zoológico de San Rafael.
Además de la cacería furtiva, otro de los motivos que genera disminución de población animal en Mendoza es la pérdida de hábitat por desmontes y obras viales.