Vecino dio detalles del desastre que dejó en Punta del Agua la última tormenta

La feroz tormenta del último sábado aún es tema de conversación y de problemas en Punta del Agua. Esa que la magnitud del fenómeno, que causó crecidas de arroyos, los dejó sin luz, sin caminos e incomunicados.
Aún sufren algunas consecuencias en la señal de teléfono y en caminos rurales que imposibilitan llegar con un vehículo. El agua que bajó por los arroyos arrastró camionetas y animales. Incluso una familia que estaba a bordo de una de esas camionetas se salvó porque el vehículo frenó al chocar con un alambrado y allí pudieron salir.
Juan José Bravo, vecino del distrito sanrafaelino, contó a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que vecinos del distrito aún no recuperan del todo la señal de teléfono y el acceso a algunos caminos. La tormenta del sábado fue descripta por algunos como un fenómeno nunca visto.
“La comunidad todavía está preocupada por todo lo que sucedió y los más jóvenes no recuerdan haber visto algo así, causa admiración. Mucho problema eléctrico hubo; también en vías de acceso al distrito y en las calles. Fue una lluvia muy intensa, muy fuerte, con viento y granizo, las crecidas de agua fueron en minutos y arrasaron todo a su paso, animales, tres camionetas muy comprometidas, una fue arrastrada y al pegar con un alambre pudo salir la familia por la ventanilla. Hubo turistas que tuvieron que quedarse hasta el otro día”.
Precisó que estuvieron 36 horas sin luz y no tenían señal de celular ni internet. “La línea eléctrica desde la Ruta 143 tuvo varios postes quebrados, desde la 190 sur lo mismo, en Agua Escondida ayer (por el martes) aún no había servicio eléctrico”.
“La telefonía volvió pero luego no se podía llamar y solo cubre un radio de 3 kilómetros, no ha vuelto como tiene que volver la señal de Movistar. La gente se encuentra sin salir de sus puestos porque los arroyos secos cortan los caminos e imposibilitan salir, solo caminando o a caballo, si hay una urgencia no vamos a poder ingresar con una ambulancia”.
Bravo relató que “el domingo a las 7 de la mañana armamos un equipo de trabajo coordinado para habilitar algunas cosas indispensables. Trabajamos todos, la delegación municipal, centro de salud, Vialidad Provincial, Policía, vecinos, solo con un handy podíamos comunicarnos”.
“Venimos –agregó– de años de sequía, pero ahora hemos tenido varias tormentas. Lo que se reclama es un trabajo planificado de limpieza de cunetas, de calles, las rutas de acceso 190 y 179 necesitan ser arregladas, poner 4 o 5 alcantarillas, que tengan salidas de agua porque estos arroyos terminan rompiendo todo”.