Violencia de género: buscan licencia para mujeres policías

Mendoza, 26 de de Junio de 2019. Se realiza un simulacro como parte de la finalización del “Curso Básico para cadetes de la Policía de Mendoza en el marco de las emergencias y desastres".

Un proyecto presentado en el Senado apunta a que las mujeres policías que sean víctimas de violencia de género puedan tomarse licencia en estos casos. Para eso se propone una modificación de la Ley 6.722 del Régimen de la Policía y se agrega la licencia por violencia de género.

En total hay 2.835 mujeres policías en Mendoza. Las cifras aportadas por la Dirección de Apoyo a la Comunidad del Ministerio de Seguridad muestran que en 2018 hubo 29 mujeres víctimas de violencia de género en la fuerza, y en lo que va de 2019 la cifra es de 18 casos.

Según establece la propuesta, la licencia entrará en vigencia a partir de la comunicación de violencia ante las autoridades del área que presta servicio la trabajadora. Además tendrá un plazo de 48 horas para presentar la justificación emitida por la Dirección de Género y Diversidad.

En este caso las policías gozarán de una licencia de tres días hábiles, prorrogable en caso de que corresponda con la presentación de un certificado médico.

“En este sentido, la incorporación de la licencia por violencia de género es una medida esencial, ya que busca asegurar que quien está atravesado una situación de violencia de género no ponga en riesgo su fuente de ingreso al buscar protegerse. La autosustentación de aquellas personas que están transitando violencia de género, en el terreno de la convivencia familiar o de la pareja, es fundamental para salir de esa situación”, argumenta el proyecto.

La autora del proyecto, la radical Daniela García, explicó que la iniciativa fue incentivada por el grupo “Madres de Pie” que lucha contra la violencia de género. Una de las mujeres que integra el grupo le llevó la inquietud tras la muerte de su hija, quien trabajaba en la fuerza policial y fue víctima de un femicidio.

En torno a esto García indicó que se agrega esta licencia porque actualmente a las policías que son víctimas de violencia de género se les otorga licencia psiquiátrica, aunque tengan lesiones, y les sacan las armas. De ese modo les queda un antecedente en su legajo que con el tiempo les trae inconvenientes para ascender y jerarquizarse.

“Lo mismo pasaba en la docencia hasta que se puso la licencia por violencia de género y en la administración central”, añadió la legisladora, quien en los próximos días tendrá una reunión en el Ministerio de Seguridad para interiorizarse más sobre los casos.

Al respecto el director de la Policía, Roberto Munives, explicó que en la fuerza hay un área especial dirigida a la asistencia, brindando un primer abordaje. “Somos parte de una institución de la sociedad que cada vez sigue más de cerca el tema”, manifestó.

En tanto la directora de apoyo a la Comunidad, Elisabeth Ormezzano, señaló que «en el transcurso de los últimos años se ha visualizado en la institución una problemática de la que no hemos sido ajenos».

«La mujer policía se ha animado a denunciar y no tener miedo al que dirán, debido a su investidura y al portar un arma de fuego, que la situaba en desventaja ya que generalmente la pareja la amedrentaba que él le realizaría una denuncia por amenazas de muerte», añadió.

Cuando registran que una mujer policía tiene problemas de violencia de género se aplica un protocolo y se retira el arma de fuego como medida de protección para la víctima, para evitar futuras denuncias de parte del agresor aduciendo ser amenazado por el arma. Más tarde se solicita un tratamiento psicológico.

Respecto de la propuesta de ley, Ormezzano se mostró conforme y a favor de una licencia especial para estos casos. «Debe ser incorporada a nuestra Ley Policial, como una herramienta de protección más para que la víctima tenga la oportunidad de volver a retomar una vida libre de violencia», concluyó.

Fuente: El Sol