Vladimir Putin le regaló entradas a los dos hinchas argentinos más despistados del Mundial

El presidente ruso, Vladimir Putin, les regaló entradas a dos fanáticos argentinos algo despistados que se habían perdido el partido con Croacia tras extraviarse en la enorme Rusia por una confusión geográfica.

El episodio, que se propagó por la web, fue confirmado a la agencia de noticias Interfax por el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. La “aventura” para estos dos fanáticos argentinos, cuyos nombres no se difundieron, comenzó poco antes del partido contra los croatas por la segunda fecha del Grupo D.

Los fanáticos confundieron la ciudad de Novgorod, situada al noroeste de Moscú, cercana a la ciudad San Petersburgo, con la de Nizhny-Novgorod, una de las ciudades sedes del Mundial, que en cambio se encuentra al este de la capital rusa.

Por la confusión, los dos hinchas se perdieron el partido debido a que en ese momento se hallaban a 1.000 kilómetros de distancia del estadio de Nizhny.

Pero su historia pronto llegó a la web, la comuna de Novgorod se acercó a ellos y, a través de un intérprete, les dio una noticia inesperada: el presidente Putin, conmovido por sus desventuras, había ordenado regalarles dos localidades para el siguiente partido de la albiceleste.

Así fue que los dos fanáticos, con sus nuevos tickets, viajaron a San Petersburgo para ver el triunfo agónico de su selección 2 a 1 ante Nigeria que significó la clasificación a los octavos de final. Allí gozaron con el golazo de Lio Messi, sufrieron por el empate nigeriano y deliraron con el agónico tanto de Marcos Rojo.