Volvieron de Chile, los aislaron en un hotel y una de las pasajeras sufrió una infección

Tres jóvenes compartieron un dramático relato en las redes sociales en el que contaron cómo fue su viaje de Chile a Mendoza y tras el que, como dispone el protocolo, adoptaron una nueva vida durante 15 días como huéspedes de un hotel por el aislamiento preventivo. Si bien al principio manifestaron su disconformidad ante la falta de información y el cuadro de salud de una de las alojadas, desde el Ministerio de Salud indicaron que todos están atendidos en tiempo y forma, sin reportarse casos sospechosos de coronavirus.

Desde la cuarentena en un hotel de calle Espejo, Emilia Norton (23) contó la historia en sus redes sociales, donde muchos allegados y conocidos se hicieron eco de lo denunciado. En diálogo con Los Andes, la joven detalló que había viajado a Chile por cuestiones laborales el 13 de marzo, es decir, una semana antes del inicio del aislamiento obligatorio. Si bien su intención era quedarse, después decidió tomar un colectivo que dispusieron las autoridades para repatriar personas desde el otro lado de la cordillera.

El micro partió de la terminal de Santiago, punto que dio inicio a “un viaje que estuvo muy lejos de ser acogedor”. Según describió la joven, a bordo de la unidad no se respetaba el metro de distancia entre las personas y “nadie controló si teníamos o no algún síntoma”.

“Pensamos que iba a ser un viaje de 10 horas como mucho. Viajamos sin aire acondicionado, solo con las ventanas del micro a medio abrir. Llegamos a la aduana chilena, que sí respetó tanto la distancia como los controles médicos correspondientes. Fueron 100% responsables de la situación. Pero aún así seguimos viaje con las mismas personas con las que veníamos”, detalló en su perfil de Facebook.

Al llegar a la provincia, los pasajeros llenaron los formularios correspondientes, incluso los del domicilio para cumplir cuarentena, pero que al final los llevaron a un hotel como indica el protocolo. El arribo a las habitaciones del lugar fue el domingo a la madrugada aunque, según el testimonio de la joven, recién los viajeros recibieron asistencia por la noche, momento en el que les tomaron la temperatura y los revisaron para detectar sintomatología y/o casos sospechosos.

“Algunos estamos tranquilos. Confiando en que algún día, cueste lo que cueste, vamos a volver a nuestra casa. Pero otros no pueden con sus propios miedos. Se están volviendo locos del encierro. No sabemos quién está infectado y quién no, no sabemos si nosotros mismos estamos infectados”, dijo Emilia.

La angustia estalló el martes cuando Tania, una joven oriunda de San Rafael, comenzó a sufrir severos dolores en su muela. Como mantienen vínculo a través de videollamada, los mismos viajeros aislados salieron de sus habitaciones y acudieron a los gritos de la chica, quien finalmente recibió auxilio por parte de un médico, más precisamente del papá de Julieta (28), otra de las mendocinas alojadas en el hotel.

Posteo de los jóvenes en las redes.

En medio de la desesperación, y a través de las redes sociales, tanto Julieta y Emilia como Francisco (21) -otro aislado- compartieron un video de la joven sanrafaelina para visibilizar su reclamo. “Hace un día que casi no come porque tiene una infección aparentemente en la muela. Su compañera de habitación está desde que llegamos tratando de hacerse escuchar, pero nadie la escuchó (…) No podía moverse, estaba totalmente inconsciente. Gracias a nuestros familiares médicos a través de una videollamada pudimos socorrerla”, continuó Emilia.

“Bajamos a la recepción y la policía nos gritaba, que no saliéramos que nos iban a meter presos por salir de la habitación”, comentó ella, además de recordar que la chica con la infección terminó limándose tres muelas de manera casera. 

Si bien los huéspedes reclamaron por “respuestas, sin saber qué pasa afuera y adentro”, fuentes del área de Salud señalaron que las personas reciben las cuatro comidas diarias y están contenidas, incluso con custodia policial y de emergencias. Además, esta mañana, volvieron a hacerles chequeos y no había sospecha de posibles contagios.

Respecto a los hisopados, que permiten luego determinar si alguien contrajo o no Covid-19, por ahora se les están realizando a las personas que presenten síntomas compatibles con la enfermedad (fiebre, tos, dificultad para respirar). Asimismo trascendió que la situación es “complicada” en el hotel dado que las personas no estarían respetando el distanciamiento y la ocupación en las habitaciones, poniendo en riesgo su salud. De repetirse y agravarse los episodios, las autoridades no descartan tomar medidas judiciales.

“Estamos haciendo un esfuerzo muy grande para cuidarlos a todos. Todas las personas están siendo alojadas en hoteles para asegurarnos su cuarentena. Lo están haciendo hasta en hoteles cinco estrellas, con cuidados médicos; todos contenidos y cuidados. Entendemos que pueda generar estrés o alguna cuestión emocional, pero es salud pública. Estamos cuidando a los mendocinos. No podemos descuidar estos aspectos críticos”, declaró este mediodía Ana María Nadal, ministra de Salud, en conferencia de prensa.

Por su parte, y ya con su compañera atendida, la autora del posteo en Facebook agradeció a quienes lo compartieron, aclaró que la situación luce más tranquila y que sólo resta cumplir con los restantes días de aislamiento.

“Hoy vinieron los médicos, tuvimos una charla, nos explicaron todo lo que está pasando y la falta de comunicación y desinformación de los del hotel hacia nosotros. Nos dijeron que ellos están haciendo todo lo posible, que la asistencia está y que nuestras familias nos pueden traer cosas. Fue un gran avance”, agregó.

En su caso particular, Emilia resaltó que ella puede cumplir el aislamiento en su casa, en Las Heras, ya que vive apenas con su hermano, y dispone de una habitación y un baño separados en caso de ser necesario.

Foto: Gentileza – Los Andes

 

Fuente: Los Andes