Y un día, volvió la Guerra Fría

Y un día, volvió la Guerra Fría. Rusia y China condenaron duramente la primera prueba estadounidense de un misil de mediano alcance desde los ’80 -realizada a poco de haberse retirado del Tratado de las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF), que prohibía estos ensayos-, y denunciaron además una «escalada de tensiones militares» y el inicio de otra carrera armamentista.­

El Pentágono disparó el lunes un misil de crucero de cabeza convencional desde la isla de San Nicolás (California), que acertó en su blanco ubicado a más de 500 kilómetros. Justamente el ahora roto acuerdo que habían rubricado en 1987 Washington y Moscú impedía el lanzamiento de proyectiles terrestres con una autonomía de 500 a 5.500 kilómetros.­

«El presidente Vladimir Putin remarca que este test demuestra una vez más que desde un principio ellos buscaron la suspensión del INF», fustigó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. En el mismo sentido se pronunció el vicecanciller Serguéi Riabkov, quien expresó su «alarma» por las intenciones de la Casa Blanca de «ampliar la potencia desestabilizadora en la esfera de los misiles de mediano alcance que hasta hace poco estaba firmemente regulado» (cabe recordar aquel convenio puso fin a la denominada crisis de los euromisiles).­

«En un tiempo tan exiguo resulta casi imposible efectuar tales pruebas, excepto si fueron preparados con antelación. Se trata de una confirmación visible de que se preparaba desde hacía tiempo para abandonar el pacto», añadió.­

Estados Unidos se fue del INF en rechazo a la negativa rusa de destruir el misil de crucero Novator 9M729 que violaba el convenio al tener un alcance mayor al permitido. Desde el otro bando argumentan que Washington lo incumplió «de manera flagrante» desde el momento en que desplegó en Rumania y Polonia lanzaderas verticales MK-41 para misiles Tomahawk.­

China también censuró el lanzamiento norteamericano porque «dará vida a una nueva carrera armamentista y supone una escalada de enfrentamientos militares que tendrán graves consecuencias para la seguridad regional e internacional».­

«Buscan la superioridad militar unilateral», reprochó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pekín, Geng Shang.­

MALAS SEÑALES ­

* Estados Unidos respondió que seguirá desarrollando «capacidades de ataque convencionales» y adelantó que el próximo lunes pondrá en marcha su anunciada Fuerza Espacial, que contará inicialmente con 87 unidades, para cumplir el anhelo de la administración Donald Trump de abrir una «nueva era en la defensa nacional».­

* El Kremlin, China y la India llevarán a cabo del 16 al 21 de septiembre grandes maniobras castrenses «antiterrorismo» de las que participarán 128.000 soldados, 600 aviones y hasta 15 buques.­