«¿Ya me extrañan?»: Donald Trump volvió y con críticas a Joe Biden

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió este domingo a la escena política durante un evento de conservadores, con el objetivo de retomar el control de un Partido Republicano debilitado tras su derrota en las elecciones contra el actual mandatario, el demócrata Joe Biden.

“¿Ya me extrañan?”, lanzó jocoso Donald Trump haciendo estallar a la audiencia en el gran evento anual que arrancó el viernes en Orlando, Florida. “Quién sabe, puede que decida ganarles por tercera vez”, dijo insinuando que podría volver a postularse en 2024 y volviendo sobre la acusación de que sufrió fraude durante noviembre pasado.

Si bien el millonario fue bien recibido, su persona provoca divisiones en el partido Republicano porque tras cuatro años de mandato perdió la Casa Blanca y el control del Congreso, al tiempo que se dispuso otro juicio político en su contra.

“Voy a seguir luchando con ustedes… Siguen diciendo ‘él va a comenzar un nuevo partido’, tenemos el Partido Republicano, que va a unirse y ser más fuerte que nunca… no estoy comenzando un nuevo partido, eso fue una fake news”, aseveró Donald Trump y agregó: “No importa cuánto el establecimiento de Washington y los poderosos intereses especiales quieran silenciarnos, que no quede ninguna duda. Saldremos victoriosos y Estados Unidos será más fuerte y más grande que nunca”.

“Joe Biden ha tenido el primer mes más desastroso de cualquier presidente en la historia moderna», acusó sobre quien lo derrotó en las presidenciales y apuntó: «En tan solo un mes hemos pasado de ser los primeros a ser los últimos”.

Luego agregó irónico: “Lo llaman antiempleo, antifamilias, antifronteras, antienergía, antimujeres y anticiencia. En un mes escaso hemos pasado de America First (EEUU primero) a America Last (EEUU último)”.

Además, advirtió: “Mientras nos reunimos aquí, estamos en medio de una lucha histórica por el futuro de Estados Unidos, la cultura de Estados Unidos, las instituciones de Estados Unidos, las fronteras y los principios más preciados”. “Nuestra seguridad, nuestra prosperidad y nuestra propia identidad como estadounidenses están en juego como quizás en ningún otro momento”, insistió.